Cinco años sin Cerati: un cofre musical inédito custodiado y cariño familiar

 

Después de su último disco Fuerza Natural ¿cuando dejó de componer Gustavo Cerati? Es una pregunta compleja de responder. Lo que si se sabe es que, ya sea de gira, en su casa o de vacaciones, el músico siempre llevaba su laptop, un especie de mini estudio donde dejó decenas de canciones y maquetas inconclusas.  A cinco años de su muerte, su familia atesora gran cantidad de ese material.

“Hay muchísimo, canciones, filmaciones, fotos, cosas que no han llegado a la luz. Iremos viendo si es oportuno o no que se conozcan, si es mejor quedarlo en reserva. Todo lo hacemos de forma cautelosa, con cuidado y mucho respeto hacia él”, cuenta a PERFIL un familiar cuando faltan horas para que se cumpla un lustro de sus desaparición física. Para el núcleo duro familiar de Cerati, compuesto por su madre, Lilian Clark, sus hermanas Laura y Estela y sus hijos, Benito y Lisa, estos cinco años han trascurrido por momentos como si no hubiera pasado el tiempo.

Otras veces -ellos sienten- es como si hubiese sido ayer la partida de su ser querido. En muchos otros momentos -como los de este aniversario- su pérdida todavía parece irreal. A la par del amor incondicional que tienen por él, su legado -afirman- les hace sentir que sigue presente. 

El conmovedor relato del hijo de Gustavo Cerati sobre la última charla con su papá “Tratamos de no sumarle nostalgia sino intentamos tener alegría a pesar de todo. Así es como lo vivimos. Todos los integrantes de la familia tenemos una especie de comunión a la hora de recordar y sentir a Gustavo. Lo tenemos muy presente en nuestras reuniones familiares, con recuerdos, fotos, anécdotas, lo evocamos siempre”, dicen desde el entorno familiar. Ellos no dejan de sorprenderse cuando salen a la calle, prenden una radio o entran a un negocio, él siempre está. Es muy común que esto mismo suceda fuera del país, en Colombia, México y Chile. “Siempre está presente acompañándonos y de alguna forma pareciera que nos contesta algunas preguntas cuando suena alguna canción suya”, añaden.

Fue en mayo de 2010 cuando el ex Soda Stereo sufrió accidente cerebrovascular después de un recital en la Universidad Simón Bolívar de Caracas, Venezuela. Aquel sábado 16, después de la medianoche, Cerati se sintió algo casado en el camarín. Luego perdió el habla y un equipo de paramédicos lo trasladó al centro médico más cercano donde permaneció dos días internado sin un diagnóstico específico. Hasta que sufrió un ACV. Hubo una operación y luego aquel traslado a Argentina en una aeroabmulancia tres semanas después. Ingreso a la clínica ALCLA, donde estuvo cuatro años en coma y el 4 de septiembre de 2014 finalmente falleció.

En el último adiós en la Legislatura Porteña, miles de fans se acercaron a darle un saludo final con delay y bajo la lluvia, luego del letargo de aquel coma extenso. Fueron cuatro años donde su familia y amigos cercanos, lo acompañaron muy de cerca, yendo todos los días a la clínica, con la esperanza que despierte. El día de su muerte, como un desahogo cantado, las radios pasaron una y otra vez sus canciones y hasta las estaciones de subte le rindieron homenajes con un “Gracias Totales” sobre los letreros electrónicos en las bocas de las líneas. 

Desde su partida, aparecieron varios tributos: desde U2 que lo recordó en La Plata, hasta Shakira que le dedicó un tema. Spinetta le escribió un poema y cantó canciones suyas en vivo, lo mismo hizo Andrés Calamaro y Pedro Aznar.

Hoy su música sigue vigente incluso en las nuevas generaciones. En un Spotify desbordado de artistas traperos, tanto su carrera solista como lo hecho en Soda, acumula millones de escuchas. Benito Cerati tomó una drástica decisión sobre su herencia Sus hijos crecen ya con sus propios intereses y caminos, aunque con la tristeza lógica y los recuerdos vivos.

Benito, con su carrera musical, es el que lleva adelante un perfil más alto, con una fuerte y por momentos polémica presencia en las redes sociales, tal vez una ecuación de subsistencia lógica para un joven que tuvo que atravesar un momento bisagra en su vida. Sus familiares lo ven fuerte en medio de un aprendizaje constante, que se sabe mover, con momentos de altibajos, pero siempre encontrando la vuelta a cómo contestar o decir lo que piensa. “Es el que más sabe navegar ahí de la familia. Lo hace con inteligencia, es un joven con ideas y pensamiento propios que veces la familia apoya y otras no. Es un músico excelente. Nos trae muchas alegrías”, esbozan.

Pasaron cinco años de la muerte de uno de los músicos más proliferos y creativos que tuvo el rock nacional. El ángel eléctrico sigue vigente en la memoria de cientos de miles de fans, entre ellos, su propia familia. Lilian, esa eterna guerrera que estuvo pegada a su hijo en la clínica ALCLA, está ahora por cumplir 90 años. Las hermanas de Cerati la cuida y protegen, y la ayudan a recordar algunas cosas que por momentos -ya con el paso del tiempo- a veces ella olvida. Parte de esa memorabilia es alimentada por el cariño de la gente, que le sigue dejando mensajes en las redes y en cartas que aún hoy, le llegan de todas partes de Latinoamérica.

Mamá sabe bien: esos regalos son la caricia al alma después de una batalla que nunca quiso perder.

A.G./D.S. Perfil

 

https://www.youtube.com/watch?v=GUf81ofAZV0

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar