Tensión en el mundo del vino por un conflicto que pone en peligro la continuidad de la cosecha

 

Desde la Federación de Obreros y Empleados Vitivinícolas y Afines (FOEVA) emitieron un comunicado ordenando el aislamiento -a causa de la pandemia- de todos los trabajadores de bodega y cosechadores nucleados en el gremio. La dura respuesta de Bodegas de Argentina al sindicato.


En medio de la crisis por el avance del coronavirus, que mantiene al país paralizado por el aislamiento social obligatorio, un nuevo conflicto tiene en vilo por estas horas a la industria vitivinícola: específicamente, mediante un comunicado de la Federación de Obreros y Empleados Vitivinícolas y Afines (FOEVA), llamaron al personal de bodegas y fincas a quedar en cuarentena, lo que encendió las alarmas y generó tensión en la industria. Desde las Bodegas salieron a criticarlos por esa decisión, teniendo en cuenta que el presidente Alberto Fernández incorporó la principal actividad de la provincia entre las excepciones del decreto de aislamiento obligatorio.

El argumento que esgrimen desde FOEVA, es el incumplimiento por parte de las empresas del protocolo de Sanidad e Higiene dictaminado por el gobierno provincial. En este sentido, cuestionan la falta de barbijos, lentes, guantes y alcohol en gel o jabón para garantizar la salud de los trabajadores. Ante esa situación, llamaron a que los empleados se queden en sus casas y cumplan el aislamiento social preventivo.

"Es una vergüenza e insalubre lo que está ocurriendo en muchas bodegas. Por ejemplo, además de lo que pasa con los cosechadores, hay trabajadores que ingresan en las fincas con los camiones cargados, uno detrás de otro, pero sin medidas de protección ni higiénicas. Una vez que pueden entrar a la bodega, solo hay un dispenser de agua para todo el día, ni baños químicos, ni jabón, nada", se quejó un obrero de Maipú -que no reveló su identidad- en diáologo con diario La Nación. 

 

El gremio de los trabajadores reclama mayores medidas de seguridad para evitar contagios (Foto: Archivo/Marcelo Aguilar)

 

La respuesta de los bodegueros no tardó en llegar y a través de un comunicado desde Bodegas de Argentina apelaron a la "prudencia y responsabilidad" de los actores sociales a fin de que procuren evitar "adoptar decisiones generalizadas, contrarias a la política sanitaria vigente y que solo contribuyen a alterar la tranquilidad".

En concreto, los bodegueros esgrimen que la actividad vitivinícola se encuentra contemplada en dos de las excepciones dispuestas por el decreto presidencial. "El artículo 6 del Decreto de Necesidad y Urgencia 297/20 establece como excepciones al cumplimiento del aislamiento social preventivo y obligatorio a dos supuestos directamente referidos a la actividad vitivinícola, a saber: Inciso 12: Industrias de alimentación, su cadena productiva e insumos; e Inciso 13: Actividades vinculadas con la producción, distribución y comercialización agropecuaria", afirman.

"Dichas excepciones alcanzan a las tares de: cosecha de uva, traslado de la misma y de elaboración, fraccionamiento y comercialización de vinos", argumentaron desde Bodegas de Argentina para sostener la continuidad de la cosecha. "La determinación adoptada por FOEVA a sólo dos días de dictada la norma que regula la actividad vitivinícola en el actual contexto de emergencia sanitaria promueve innecesariamente el conflicto, impide el cobro de los salarios de los trabajadores convocados que la acaten y pone en riesgo el abastecimiento y la fuente de trabajo", esgrimen los bodegueros y aclaran que FOEVA no puede dejar sin efecto lo dispuesto por el propio presidente.

Como salida, desde Bodegas de Argentina proponen que en caso que FOEVA o cualquier persona detectara el incumplimiento por de los protocolos de Sanidad e Higiene deberá proceder a su inmediata denuncia ante las autoridades competentes.

 

La carta que enviaron a las cámaras empresarias (hoja 1)

La carta que enviaron a las cámaras empresarias (hoja 2)

 

"Cualquier decisión contraria a lo establecido por el Presidente de la Nación en el DNU 297/20 y demás reglamentación aplicable generará un perjuicio irremediable no sólo para los 350.000 trabajadores directos e indirectos y sus familias que emplea la vitivinicultura sino también a toda la cadena en general. Acentuando la ya manifiesta difícil situación que atraviesan 17.000 productores, más de 900 bodegas, fraccionadoras, etapas de comercialización y distribución; debilitando el mercado interno y externo que tanto costo sostener y recuperar", concluyen los bodegueros.

En el protocolo que deben mantener activos las bodegas se establece que "se debe resguardar la integridad física de los trabajadores, evitando situaciones de hacinamiento y asegurando condiciones de limpieza, desinfección y ventilación del lugar", entre otras medidas higiénicas.

De todos modos, al margen de este conflicto, desde Bodegas Argentinas además indicaron a medios nacionales que esperan ver mayor actividad en las fincas desde el miércoles. "En general, arrancó la cosecha casi con normalidad, con una baja en la presencia de algunos cosechadores, pero no por el pedido del sindicato, sino que es algo dentro de lo normal de los fines de semana y los días lunes cuando arranca la semana. Las áreas de fraccionamiento y demás sectores en su mayoría comienzan a partir del día miércoles y las que ya están en funcionamiento han tenido alguna disminución del personal", expresaron.

La medida sindical de FOEVA fue rechazada por la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas, Asociación de Viñateros de Mendoza, Bodegas de Argentina, Cámara Argentina de Fabricantes y Exportadores de Mosto, Cámara de Bodegueros de San Juan, Cámara de Comercio, Industria, Agricultura y Turismo de Tunuyán, Cámara de Agricultura, Industria, Comercio y Turismo de Tupungato, Cámara de Comercio, Industria y Agropecuaria de San Rafael, Cámara de Comercio Industria y Agricultura de San Martín, Cámara de Comercio, Industria y Agropecuaria de General Alvear, Cámara de Empresarios de Rivadavia, Federación de Viñateros y productores agropecuarios de San Juan, Centro de Viñateros y Bodegueros del Este, Federación de Entidades Viticolas de la República Argentina, Sociedad Rural del Valle de Uco, Unión Comercial e Industrial de Mendoza, Unión Vitivinícola Argentina y la Unión Industrial de Mendoza.

 

 

Fuente: MEDIOS (con información de los diarios MDZ y La Nación)

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar