Suárez le pedirá ayuda a la Nación para sostener el congelamiento de las tarifas

 

El Gobierno necesita $500 millones para sostener el precio del boleto y $3.000 millones para mantener sin aumento la energía eléctrica.


El Gobierno Provincial buscará negociar con la Nación subsidios para costear el congelamiento por seis meses de la tarifa eléctrica y el boleto del transporte público.

La decisión de implementar esta medida ya fue tomada la semana pasada por el gobernador, Rodolfo Suárez pero ahora se estudia cómo se va a hacer frente a este costo. Es que la medida requerirá de unos $ 3.500 millones extra, en un contexto de caída de la recaudación y aumento del gasto público. 

La estrategia del Ejecutivo provincial es que sea la Nación la que “federalice” recursos para el congelamiento de las tarifas. En Mendoza entienden que les corresponde, teniendo en cuenta que el presidente Alberto Fernández enviará dinero en calidad de subsidios para el congelamiento (también por 6 meses) en la zona del Área Metropolitana y Gran Buenos Aires de las tarifas de luz, micros y subtes, pero también del gas.

Todo esto tiene un costo estimado de unos $ 75.000 millones, es decir, 21 veces mayor que lo que solicita Mendoza. 

Suárez esperará en esta semana que la Nación los convoque, junto al resto de provincias, para negociar estos subsidios. Pero en paralelo, en el oficialismo apelan a los legisladores nacionales (sobre todo a los de la oposición) para que todos en conjunto exijan los recursos. 

En caso de que la reunión no ocurra en los próximos días, viajarán a Casa Rosada para llevar adelante este pedido. 

“El actual Presidente vino en campaña con Fernández Sagasti (ex candidata a gobernadora) a prometer una Argentina federal. Pero resulta que, por ahora, el beneficio queda solamente para la gente que vive en Capital Federal o Gran Buenos Aires. El ajuste lo están haciendo los jubilados y la gente del interior”, disparó Natalio Mema, secretario de Servicios Públicos. 

 

Alternativas

Con el congelamiento de las tarifas en marcha, el gobierno de Suárez estudia tres maneras de costear los $ 3.500 millones de subsidios. 

La primera de ellas es que la Nación vuelva a la distribución de recursos para las provincias, y que de esta manera ayude a compensar la tarifa en el boleto de colectivo y también de la energía eléctrica. 

No obstante, en paralelo se negocia una segunda opción, que es la posibilidad de renegociar la deuda que venció en 2019 y la que se deberá pagar en este 2020. 

Esta herramienta, conocida como roll-over y que debe aprobar la oposición en el Presupuesto 2020, permitiría a la Provincia “patear” los vencimientos de la deuda a futuro, que son alrededor de $ 6.500 millones, y así destinar una parte a estos subsidios, o para el propio funcionamiento del Estado, según afirma el propio gobierno.

Por último, la otra salida que le queda a Mendoza según el Ejecutivo, sin subsidios nacionales o roll-over, es que esos $ 3.500 millones salgan de una caída en la obra pública más el mantenimiento del sistema eléctrico. 

“Vamos a ver cómo lo pagamos, lo peor sería que sea con menos obras públicas, porque el ajuste sale de algún lado. Yo confío en que toda la clase política dé la pelea en Buenos Aires para que se repartan de manera equitativa los recursos”, sentenció Mema. 

 

Fuente: Los Andes

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar