Qué puntos de la reforma constitucional de Mendoza preocupan a la oposición

 

Aunque algunos consideran que cambiar la Carta Magna provincial es una "deuda de la dirigencia política", sostienen que no es el momento para este debate. Alarma por ciertas modificaciones.


El Gobernador Rodolfo Suarez presentó este martes un proyecto de ley para reformar la Constitución de la provincia. Apunta a un cambio institucional para reducir el gasto político, lograr la unicameralidad, la eliminación de elecciones intermedias y, entre otros puntos, poner un tope a la jubilación de los magistrados en 70 años.

Tras ingresar a la Legislatura, la iniciativa impulsada por el Ejecutivo encendió las alarmas en el Partido Demócrata, Protectora y el Frente de Izquierda y de los Trabajadores. Junto con el Frente de Todos, ven como “inoportuno” plantear el tema “frente a tamaña crisis por la pandemia de coronavirus”.

El diputado Mario Vadillo (Protectora) se mostró decepcionado de que desde el Ejecutivo se impulsen estas modificaciones “cuando desde la Cámara de Diputados se está estudiando con tiempo un proyecto presentado” por ellos. “Hay muy poca valoración de lo que hemos hecho hasta ahora”, consideró. Vadillo advirtió que su fuerza política ve “con muy malos ojos limitar las elecciones intermedias, que dan espacio a las expresiones políticas minoritarias”.

“Evidentemente, lo que está haciendo el radicalismo es buscar concentrar todo el poder. Lo hizo en la Justicia, en los organismos de salud y, ahora, con la Legislatura”, señaló a diario El Sol.

Desde el Partido Demócrata, la diputada Mercedes Llano opinó que argumentar que la supresión de una cámara es para recortar el gasto político es una falacia, porque en otras provincias donde cuentan con este sistema, el ahorro es ínfimo. “Los recortes y la austeridad deben hacerse con los ñoquis, con las contrataciones directas, fortaleciendo los controles, que es lo que quieren que desaparezca”, evaluó la diputada demócrata, y remarcó la necesidad de hacer una enmienda, no una modificación integral.

Tanto Llano como Vadillo coincidieron en que la pandemia de coronavirus es un tema más trascendente y "hay que concentrar todas las energías en esto".

Desde el Frente para Todos, el senador Adolfo Bermejo se detuvo en la conformación de nuevos distritos y consideró que puede ser interesante para el debate, al igual que la incorporación de nuevos derechos que se establecieron en la reforma de la Constitución Nacional de 1994. "En el tema de la bicameralidad hay distintos matices en nuestro partido, voces a favor y otras en contra. Veremos qué surge del debate, pero tenemos que decir también que hoy el tema central no es ese, sino cómo revertimos la situación económica con leyes como Mendoza Activa y el Banco del Vino", manifestó.

En tanto que el senador Lucas Ilardo indicó que hacer cambios en la Carta Magna provincial “es una deuda que tiene la dirigencia política". “Una reforma de la Constitución es necesaria. Me sorprendió el momento, en el medio de una pandemia, ya que no existe la posibilidad de invitar a distintos constitucionalistas, juristas y especialista para debatir el proyecto. Igual celebro la iniciativa del Gobernador”, comentó el presidente del Bloque PJ- Frente de Todos.

En diálogo con Radio Mitre Mendoza, el senador afirmó: “El proyecto de reforma constitucional tiene muchas cosas interesantes”, aunque también advirtió: “Si lo que busca es disminuir o controlar el gasto, dudo de que con la unicameralidad se pueda bajar el gasto de la política”. En este sentido, Ilardo explicó: “En Córdoba, por ejemplo, en 2001 se tomó ese camino y hoy es de las Legislaturas más caras del país. Creo que el remedio para atacar eso hubiera sido una ley de sueldos para la provincia, porque hay cargos públicos que cobran 2 o 3 veces más que el Gobernador”.

Por su lado, el senador Lautaro Jiménez (Frente de Izquierda y de los Trabajadores) también enfatizó en restringir el acceso a las terceras fuerzas, poniendo a 18 representantes de los departamentos por encima de la representación poblacional. "La reforma constitucional de Suarez restringe el acceso de terceras fuerzas. Crea una corte de 18 representantes feudales en la unicameral por encima de la representación poblacional. Se liquida el criterio democrático de 1 persona-1 voto para darle mayoría automática al Ejecutivo", apuntó el representante del FIT.

Para que todo siga en curso, primero tiene que aprobarse la necesidad de la reforma en las dos cámaras con dos tercios. Una vez cumplido este paso, se debe convocar a un referéndum para la próxima elección de diputados, que será el año que viene, cuando los mendocinos tendrán que votar por sí o por no, requiriéndose la mitad más uno de los que votan. En ese momento, también se elegirá a los convencionales constituyentes, que serán los encargados de elaborar la nueva Constitución.

 

 

Fuente: Unidiversidad 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar