La suba del dólar blue impacta en los precios de los materiales de construcción

 

Algunos materiales aumentaron hasta un 30% en los últimos días, tanto por escasez de repuestos como por especulación.


El comercio mendocino no solo enfrenta la suba de precios semanales por la influencia de las fluctuaciones cambiarias, sino también el agotamiento de stock disponible, las demoras en las entregas por parte de los proveedores y en algunos casos, el aumento de la demanda por parte de los consumidores, de acuerdo a un informe publicado hoy por diario Los Andes.

De forma directa e indirecta, la escalada del blue -saltó de $147 a $180 en lo que va de octubre- ha provocado incrementos y desabastecimiento en electrodomésticos, muebles, materiales de construcción e incluso en alimentos y bebidas.

Este escenario tiene varios orígenes. Por un lado se destaca la dependencia de los precios con el dólar, la brecha entre la cotización oficial y el paralelo, y la creciente expectativa de devaluación.

Por otra parte aparece la restricción a las importaciones, que afecta tanto a los productos terminados como a aquellos que se ensamblan en el país con piezas que provienen del exterior. A eso se le suman las complicaciones que han tenido las empresas para mantener los niveles de producción por la pandemia de coronavirus.

En lo que respecta a materiales de la construcción, en Mendoza se están registrando algunas faltantes en estos productos. Junto con la incertidumbre sobre la inflación, ambos son factores suficientes como para generar aumentos en los precios.

Según explicaron desde la Cámara de Empresas Constructoras Independientes de Mendoza (Cecim), los faltantes principales se registran en materiales como derivados de caño o hierros de distintos tamaños, al igual que los aluminios, cemento, placas, herrajes y mobiliario de cocina. De esta manera, se registraron remarcaciones de precios en ferreterías y corralones con más del 30% de aumento. 

El factor inflacionario, generó una reacción por parte de los dueños de corralones. Según detallaron desde este sector –en una nota que publica hoy diario El Sol-, en algunos casos se están almacenando materiales en falta para cuando "llegue la devaluación".

"Hay precios que ni siquiera reflejan la inflación. En algunos casos, los costos se remarcaron con el blue, pero si hablás en privado con los proveedores dicen que se está esperando una devaluación y los corraloneros guardan lo que tienen por temor a que suba el costo", aseguraron empresarios.

El panorama se divide entre quienes ya no consiguen repuestos de los proveedores (como ocurre en general con las acereras nacionales), aquellos que subieron sus precios al no poder reponer y quienes retienen los materiales esperando definir un valor.

El hierro, el aluminio y el acero encabezan las subas. Por esto, los propios empresarios del sector reconocieron que se debaten entre cumplir con la demanda de sus clientes o retener stock “hasta que se estabilice el dólar o se concrete la inminente devaluación”.

 

 

Fuente: MEDIOS // Foto portada: Archivo 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar