Empresarios consolidados de Mendoza inician su exploración o éxodo a Uruguay: alza en las consultas al consulado

 

Unos 150 mendocinos ya iniciaron sus trámites para aceptar el convite del presidente Luis Lacalle Pou de radicarse, trabajar, investigar y producir en Uruguay. Son alrededor de 15 consultas diarias para definir cómo partir.  Mientras que a nivel país, desde el 13 de marzo al 31 de julio de este año, cerca de 25 mil argentinos se fueron a Uruguay. ¿Se trató de mudanzas temporales?


De acuerdo a un artículo publicado por El Memo diario, de Mendoza, el consulado de Uruguay en la Ciudad capital de la provincia atiende un promedio de 15 consultas por día sobre cómo hay que hacer para radicarse en el país que preside Luis Lacalle Pou.  

Quienes planean irse de Mendoza, son principalmente “empresarios consolidados”, que tienen recursos y pueden iniciar actividades allá, y “emprendedores que presentan –como lo requiere la Cancillería uruguaya- una nota con un proyecto de vida, condición indispensable para ser aceptado como `colono´”, dice el artículo.

Según consigna el periódico mendocino, un jet privado ha sistematizado una vez por semana sus vuelos hacia las tierras de Artigas, en el que viajan exploradores de oportunidades o, bien, protagonistas concretos del éxodo.

Quienes consultan o incluso han concretado el desafío de instalarse en Uruguay, "son empresarios grandes y también pymes, y destacan emprendedores que manifiestan no han conseguido apoyo para realizar sus proyectos en Argentina y sí han podido establecer un vínculo con el Estado uruguayo o con privados para desarrollar sus iniciativas", dijo el cónsul en Mendoza, Homero Pineda.

Algunos grandes empresarios ya están iniciando el éxodo. En algunos casos, se trata de la apertura de proyectos, adquisición de propiedades y apertura de cuentas, “para manejarse en forma dual entre las dos costas, sin irse del todo”, indica El Memo. El pensamiento sugerido por uno de los que se van, que prefirió el anonimato, es: "Tenemos dónde refugiarnos en caso de que haga falta, pero además, buscamos coherencia y racionalidad para nuestro trabajo y no estar a tiro de alguna ocurrencia del Gobierno de turno".

Uruguay es un destino considerado por muchas razones y creció durante la pandemia.-

 

También hay jóvenes que vendieron sus pertenencias para cruzar el charco. Una pareja de investigadores científicos, inclusive, consiguió un subsidio del gobierno uruguayo, además del permiso para residir, y podrán desarrollar su trabajo tras ser rechazados en Mendoza.

Entre los apellidos que han expresado su voluntad exploradora en tierra oriental, hay algunos más conocidos y no siempre se trata de la persona que es la cabeza de las empresas, sino de familiares que hacen de "avanzada". Se trata de Cartellone, Balbo, Terranova, Innocenti, algunos de los cuales ya acostumbraban visitar aquel país, con punto de residencia veraniega en Punta del Este o con proyectos de inversión que aceleraron ante circunstancias adversas en Argentina.

Los argentinos miran hacia Uruguay por variados factores: seguridad jurídica, estabilidad económica, régimen tributario simple, libre disponibilidad de divisas, una residencia legal y fiscal accesible y el tax holiday (exoneración de impuestos por activos en el exterior durante algunos años) para extranjeros.

El interés de los argentino puede dividirse en "dos perfiles": quienes pretenden invertir en Uruguay para obtener una renta y quienes desean mudarse. En el caso de los primeros, Uruguay les ofrece una rentabilidad "atractiva" en dólares de entre 4% y 5%, unas dos veces y media más que lo que obtendrían por alquilar una vivienda en su país.

En el segundo grupo hay argentinos que ya son propietarios de inmuebles en Uruguay y otros que desean comprar, y todos comparten una necesidad: obtener la residencia permanente en el país y así poder concretar la baja fiscal en Argentina.

Las autoridades uruguayas registraron –entre el 13 de marzo y el 31 de julio de este año-, el ingreso de 24.759 ciudadanos argentinos a su país, una situación inédita de afluencia fuera de temporada.

Lo significativo es que la cantidad de argentinos que no van de paseo, sino que lo hacen para quedarse. Muchos llegan para vivir temporalmente, otros para eso y, eventualmente, ver si el país los seduce para radicarse definitivamente.

El éxodo que se dio entre el 13 de marzo y el 31 de julio no se trata de turistas por paseos ni de ejecutivos de negocios, porque desde esa fecha se ha dado un cierre de fronteras para turismo por la crisis sanitaria del coronavirus, y los que ingresan al país es porque tienen un justificativo de residencia.

Durante la pandemia, Migraciones de Uruguay recibió además 85 pedidos de residencias entre marzo y julio, y fueron concedidas 77. En la Dirección Impositiva hay expedientes sobre residencias fiscales, pero aún nada sobresaliente, por lo que ese tampoco sería el motivo principal, según señala La Nación en una nota de mediados de agosto.

En Uruguay, un informe publicado por La Diaria, dio cuenta del perfil de los que llegan para quedarse. Desde Rica Consultores, que trabaja con clientes argentinos, coincidieron en que "al interés inicial por emigrar de empresarios en general de una edad cercana al retiro, se sumaron profesionales y emprendedores más jóvenes que buscan 'un cambio de estilo de vida'". 

Todo surgió con la invitación del presidente Luis Lacalle Pou a que argentinos con vocación de trabajo e inversión se dirigieran hacia su país. No pasó un día y ya había consultas en las dependencias consulares para adherir a la convocatoria. Y Mendoza no fue la excepción, aunque comparada con lo que ocurre en Córdoba, aquí es incipiente. En la provincia mediterránea se realizan unas 50 consultas diarias frente a las 15 de aquí.

 

 

Fuente: MEDIOS // Foto portada: Archivo 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar