El turismo es la llave para unir al mundo del vino y la cerveza

 

En la tierra del Malbec, la cerveza viene pisando fuerte. Hay un escenario posible para complementarse y convivir.


La cerveza y el vino son las dos bebidas más consumidas por los mendocinos. Ambas, a pesar de sus altibajos, del paso del tiempo o las modas, continúan vigentes y marcando el rumbo gastronómico y turístico de la provincia. Lo cierto es que en la tierra del Malbec, la cerveza ha pisado fuerte y avanza en la complementariedad y en su producción artesanal. 

Según los especialistas, ambas pueden complementarse y de esta manera coexistir sin problemas. Para saber cómo,  el portal digital de Unidiversidad se contactó con Nicolás Massaccesi, socio fundador de la cervecería 23 Ríos, que nos comentó que la cerveza puede integrarse usando la misma tecnología que se implementa en la industria vitivinícola.

“En nuestra cervecería, venimos mayoritariamente de la parte técnica del vino, es decir que hemos sido formados por la industria vitivinícola. Además, hemos desarrollado tecnología en conjunto con la industria del vino, sobre todo en lo que respecta al armado de tanques de vino y cerveza”, destacó Massaccessi.

En cuanto a cómo complementarse con el vino, Massaccesi opinó: “Creemos que somos una microeconomía pequeña que puede ser perfectamente complementaria con la industria del vino; de hecho tenemos dos maestros cerveceros que son licenciados en enología. Sin embargo, desde 23 Ríos desarrollamos tecnología compartida, por lo que me parece que la complementariedad de ambas le van a hacer bien a las industrias y al turismo de la zona”.

En este sentido, Sergio Villanueva, director del Fondo Vitivinícola de Mendoza, se refirió a esta situación enfocándose precisamente en los servicios que cada uno brinda y en las posibilidades turísticas que ofrecen.

“Creo que el vino y la cerveza pueden coexistir sin problemas. La cerveza está tratando de encontrar diferenciaciones e intenta descubrir un público más joven; para ello, su mercado está más destinado a lo masivo, a la noche y a la salida de amigos. El vino, en cambio, tiene un territorio más asociado y localizado en la gastronomía de las bodegas y orientado fuertemente a un segmento de turistas extranjeros”, destacó Villanueva.

“No es que haya un consumidor de vino y otro de cerveza, por lo que en general el consumo es compartido. Hoy el turismo es muy distinto del que venía a la provincia 10 años atrás, hoy se busca mucho más una experiencia gastronómica”, afirmó Villanueva.

La cerveza artesanal comenzó a ser una opción en la tierra del vino

Tanto la ruta del vino como la incipiente aparición de la cerveza artesanal han aprovechado para explotar sus virtudes en lo referido a lo turístico. A raíz de ello, Sergio Sánchez, presidente de la Asociación Mendocina de Viajes, explicó cómo puede explotarse el turismo uniendo a estas dos bebidas.

“Más allá de que los turistas vienen a buscar a la provincia la industria del vino, creemos que es factible la implementación de la cerveza en lo que hoy denominamos ‘camino del vino’, para, de esta manera, ofrecer más alternativas a los turistas”, remarcó Sánchez.

“Indudablemente, todo lo que sea relacionado con el vino atrae y en realidad, lejos de competir con la cerveza, creo que son aliados. Hoy el turismo del vino es un fenómeno mundial que va mucho más allá que lo que sucede solo en nuestra provincia, y para ello, Mendoza ha sabido aprovechar la oportunidad para captar parte del mercado”, finalizó.

 

- Fuente: Unidiversidad / Autoría: Emilio Murgo -

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar