Reforma judicial: cambios, denuncias y chicanas, cómo fue el intenso cierre de la sesión

 

El Senado le dio anoche media sanción a la reforma judicial. Una sesión de más de 10 horas terminó con acusaciones cruzadas y cambios en el texto legal que no habían sido tratado en comisiones.


Las diez horas de sesión para tratar el proyecto de reforma judicial estuvieron atravesadas por cruces entre los legisladores, denuncias, chicanas y cambios en el proyecto, que tomaron por sorpresa a los representantes de la oposición.

A último momento, se crearon nuevas cámaras y juzgados federales en el interior del país y se eliminó la cláusula contra los medios de comunicación -que había propuesto el senador oficialista Oscar Parrilli-, entre otras modificaciones que habrían sido introducidas para obtener un mayor consenso dentro del peronismo.

Los cambios y agregados provocaron el malestar de la bancada de Juntos por el Cambio (JxC). "Es muy difícil trabajar así, sinceramente", le dijo el senador Martín Lousteau a la vicepresidenta Cristina Kirchner, tras pedir la palabra por cuestión de privilegio.

"Sobre el dictamen ahora hay casi diez minutos de cambios, entre los cuales hay un montón de creaciones de cargos, cuando antes discutimos de si el costo fiscal era 1900 o 6000 millones de pesos o más", sostuvo Lousteau. La vicepresidenta lo interrumpió: "Senador, van a votar en contra...".

"No importa eso, presidenta -respondió el senador de JxC-. Estoy haciendo una cuestión de privilegio sobre el funcionamiento de la Cámara. Estuvimos discutiendo 30 horas en una comisión, se llegó a un dictamen que no conocimos hasta que se presentó, no podíamos saber si estábamos a favor o en contra".

El descargo del exministro de Economía comenzó luego de que la presidenta de la Comisión de Asuntos ConstitucionalesMaría de los Angeles Sacnun (Frente de Todos- Santa Fe), lea, durante más de diez minutos, "unas modificaciones" en la reforma judicial, que referían, en general, a la creación de nuevos cargos judiciales en todo el país. En efecto, Sacnun anunció la incorporación de 629 puestos en la justicia federal.

 

 

Otros legisladores de la oposición también se sumaron al reclamo de Lousteau. Durante su exposición en la Cámara Alta, Laura Rodríguez Machado (Pro- Córdoba) calificó de "festival de cargos" al proyecto de ley y sostuvo que el proyecto "atiende a los poderosos y a los que cometen delitos de corrupción".

Por su parte, Esteban Bullrich -senador por la provincia de Buenos Aires- acusó al oficialismo de llevar a cabo un "canje de votos por cargos en las provincias". Finalizada la sesión, el senador tuiteó: "La reforma de la reforma, una vergüenza. Un paso más en este oscuro proceso para destruir la justicia argentina".

 

Inicio con chicanas

El exministro de Educación macrista ya había tenido un cruce con Cristina Kirchner al comienzo de la sesión. "Bullrich. ¿Dónde está Bullrich?. A ver, que no lo vi la última vez. Bullrich... Bullrich. ¿Dónde está? ¡Ah! Ya lo vi", dijo Kirchner, mientras pasaba lista de los senadores presentes. Cuando tuvo la palabra, Bullrich, le contestó: "Bien presidenta, ¿cómo está?".

"Muy bien, mejor que nunca, le diría", respondió la titular del Senado. Bullrich, sumó: "Bueno, me alegro". "Yo también", lo interrumpió Cristina, y el senador cerró: "La Argentina no tanto".

 

Cláusula de medios

Otro momento inesperado fue el pedido del senador Parrilli de eliminar la cláusula de su autoría, que obligaba a los jueces a denunciar presiones de los "poderes mediáticos" que pudieran influir en sus decisiones, y que también se había tomado por sorpresa a la oposición, tras darse a conocer después del debate del dictamen en comisión.

"Como armaron una gran batahola con este tema, diciendo que violamos la libertad de prensa, para sacar los fantasmas voy a proponer una nueva redacción en la que sacamos la palabra mediáticos que tanto susto les daba", expuso Parrilli.

 

 

Sin embargo, la retracción de Parrilli no dejó tranquilos a los miembros de Juntos por el Cambio. La senadora Rodríguez Machado afirmó que la cláusula de medios no se retiró sino que "fue camuflada" y llamó a no ser "ingenuos".

"La cláusula Parrilli no se sacó, simplemente fue camuflada. Los medios de prensa siguen estando incluidos bajo el rótulo de "grupo de poder de cualquier índole". ¡NO SEAMOS INGENUOS!", tuiteó la legisladora cordobesa.

Denuncias por amenazas

Sobre el final de la sesión, la senadora mendocina Anabel Fernández Sagasti -autora del proyecto de expropiación de la cerealera Vicentin- denunció que, durante el tratamiento del proyecto, existieron amenazas de muerte a la vicepresidenta Cristina Kirchner, a través de las redes sociales.

"Ha ocurrido algo grave en el transcurso de esta sesión. La amenaza de muerte que usted ha sufrido por parte de por parte de un ciudadano cordobés, vía redes sociales. Este señor es periodista, y le ha dicho que de esta sesión usted no va a salir viva, así que queremos darle nuestra total solidaridad respecto de eso", dijo Fernández Sagasti respecto de lo que publicó el youtuber Eduardo "El Presto" Prestofelippo, director del portal Data 24.

La senadora indicó, además, que se difundieron datos personales de algunos legisladores del Frente de Todos. "Quiero llamar a reflexión a la oposición porque, cuando incitamos el odio, ocurren estas cosas", agregó la mendocina.Al pedir la cuestión de privilegio, Lousteau también se solidarizó con lo expuesto por Fernández Sagasti. "Sumamos enérgicamente nuestro repudio a esas amenazas", sostuvo el senador opositor.

 

 

Fuente: La Nación  

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar