Preocupación por la decisión de Ginés González García de descartar los tests rápidos

 

Enojo en las provincias por la demora en la entrega de los kits de reactivos para las pruebas descentralizadas.


El Gobierno argentino concentró todas las compras de reactivos del país y Ginés González García quiere que sólo se aplique el sistema de detección del virus que implica el envío de muestra a laboratorios. En la primera línea de la política y el sector, mencionan a Roemmers -líder de la industria- como el actor central detrás de la decisión.

Los gobernadores están molestos con la decisión del ministerio de Salud de rechazar la aplicación de test de respuesta rápida para la detección del Coronavirus y priorizar mediante compras directas los que implican envío de muestras a laboratorio, que entienden demora la estrategia de detección de portadores del virus. 

Fuentes de dos gobiernos provinciales afirmaron que el grupo Roemmers sería uno de los beneficiados con la decisión, con el agravante que pidió diez días para empezar a proveer los kits, lo que va a contramano de la decisión del mundo que está virando a la estrategia de testeos masivos, como una herramienta clave en la contención de la pandemia.

Roemmers controla CILFA -la cámara del sector-, pero voceros de ese grupo, que tiene varias compañías y marcas, afirmaron al diario La Política Online que "no participamos de ninguna licitación ni compra directa" de kits de detección del coronavirus, aunque no quisieron precisar si lo harán a futuro.

Como sea, la decisión de Ginés generó malestar entre los importadores de otro tipo de tests para la detección del virus porque no pudieron participar de una licitación abierta. Es que la insistencia del gobierno con las pruebas tipo PCR de por sí ralentiza la configuración de un un mapa de incidencia de casos y hoy los epidemiólogos trabajan a tientas. Alemania y Corea, dos casos de éxito en la contención de la pandemia, realizan decenas de miles de testeos rápidos.

Si en Tucumán, por ejemplo, tuvieran un caso sospechoso, el procedimiento de recolección de la muestra puede requerir el traslado del paciente y, luego, la muestra debe ser enviada al Malbrán, donde también se da una demora de uno a dos días para obtener el resultado con el test del tipo "real time-PCR", el único autorizado hasta la fecha por la Anmat. (Curiosamente los de Roemmers no figuran en el listado de los 11 reactivos autorizados hasta el 21 de este mes.)

Por ende, los casos de las provincias se confirman con mayor demora que los de la Capital, que hoy lidera las estadísticas. Volviendo al caso de Tucumán, esa provincia, que figura en las estadísticas con apenas cuatro casos, tiene  hace días más de 100 muestras esperando en el Malbrán. Medir rápido y de manera extensa es según la Oirganización Mundial de la Salud una de las estrategias claves para contener la pandemia porque se pueden tomar medidas de aislamiento y atención sobre la gente infectada.  

 

La viceministra de Salud, Carla Vizzotti, junto a Ginés cuando se anunció el primer caso de Coronavirus en el país.

 

No sorprende entonces que tan pronto se fueran autorizando nuevos laboratorios, se observaran saltos en la cantidad de positivos en esos distritos. El caso de Santa Fe es claro: en el mismo día que se habilitó un laboratorio en Rosario, se pasó de 4 a 13 confirmados en la provincia.

Los tests que prioriza Ginés son de gran precisión porque no dan falsos positivos ni falsos negativos y permiten la confirmación de si el paciente es portador actual del virus, pero tienen la contra de ser lentos. Demoran cerca de 10 horas de procesamiento. Si se le suman los días de logística que demora la detección de casos en las provincias, los gobernadores entienden que la estrategia de Ginés los obliga sí o sí "a correrla de atrás".

Como reconoció la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, los casos que se informan cada día en el reporte del Ministerio de Salud son de contagios que se produjeron diez días atrás, o incluso más.

Las estrategias que mejor funcionaron hasta ahora en el mundo para prevenir las muertes por la pandemia son las de Corea del Sur y de Alemania, donde se optó por el testeo masivo con tests más rápidos y el barrido de zonas de con sospechas de contagios para aislar cuanto antes a los más vulnerables y a los ya contagiados cuanto antes.

Hay varios tipo de tests rápidos: hay una versión de los PRC que se realizan en 45 minutos (con mayor grado de error que los lentos), los hay de antígenos y también los serológicos. Estos últimos, por ejemplo, informan si el paciente tiene anticuerpos contra el virus con una muestra de sangre y otorga resultados en 15 minutos. 

El problema con este tipo de test es que una persona que ya se haya curado y ya no tenga el virus va a dar positivo, lo cual sería el menor de los errores dado que la pandemia llegó hace poco al país. Pero también generan falsos negativos, es decir dicen que alguien no tiene anticuerpos, lo cual no quiere decir que no tiene el virus. Perfectamente podría ser portador y estar contagiando, pero hace tan poco tiempo se contagió que todavía no generó los anticuerpos en la cantidad necesaria para que el test dé positivo. En este caso, se acepta que la "sensibilidad" para detectar a los positivos sea del 80%, lo que permite tener una foto rápida y precisa del estado de la pandemia.

En España se acaba de destapar un escándalo porque los más de 600 mil kits que compraron a China -como parte de un pedido de 5,5 millones- tienen una sensibilidad de apenas el 30% lo que los vuelve inutilizables. Pero parece ser más un problema con ese proveedor particular que con la tecnología, que si ha funcionado en Alemania y Corea.

 

El pedido de los `curas villeros´ 

Por su portabilidad y rapidez, los curas villeros están pidiendo tests rápidos para que se apliquen cuanto antes a los barrios más carenciados donde el hacinamiento se agrava durante la cuarentena.

"Peor es correrla de atrás. En las villas si tenés un contagio y te enterás dentro de diez días, ya no hay nada que puedas hacer porque las personas están una al lado de la otra. Si va un médico y toma muestras al azar en forma masiva, podés saber en cuestión de horas si tenés un foco de contagio o no", dijo a La Política Online un experto.

Como son portables y se pueden acercar los tests a los domicilios, también permitiría la detección de casos de contagios intra-hogar. En lugares donde las familias pasan la cuarentena en condiciones de hacinamiento, el contagio suele ser de todo el grupo familiar. Esto evitaría el traslado de los portadores hacia los centros médicos donde se hacen los hisopados para el test PCR con el que insiste Ginés.

Por su portabilidad y rapidez, los curas villeros los están pidiendo para que se apliquen cuanto antes a los barrios más carenciados donde el hacinamiento se agrava durante la cuarentena: "Estos TESTS RÁPIDOS nos dan una oportunidad de aliviar la situación de hacinamiento en las villas y barrios carenciados, creando ZONAS SEGURAS LIBRES DE CONTAGIOS (ZONAS VERDES), si utilizamos estas pruebas para barrer zonas específicas, casa por casa, identificando a los contagiados y procediendo a su aislamiento, en poco tiempo una villa podría estar libre de contagios y permitir a la población circular en la ZONA VERDE, manteniendo la misma aislada completamente", explican los curas en una carta.

 

Ginés en una visita al laboratorio del Malbrán.

 

Este tipo de test incluso serviría para descartar las presentaciones atípicas del virus que pueden confundirse con cuadros de gastroenteritis o rinovirus de forma rápida. Actualmente a menos que una persona presente simultáneamente fiebre alta, tos y/o dolor de garganta y además haya estado en contacto con un contagiado o sospechoso de estar contagiado, no es, a priori, elegible para ser testeado. Con este criterio, los casos asintomáticos -que también pueden ser contagiosos aunque la evidencia muestre que el grueso del contagio se da con síntomas- jamás van a ser testeados por la salud pública.

Es por eso que en los países en los que menor mortalidad generó la pandemia, fue clave el testeo masivo: Alemania llevan testeados más de 160.000 casos y el Corea, más de 270.000 casos.

Cabe aclarar también que en Alemania se concentraron los primeros testeos en la región de Bavaria para ralentizar allí y no se "derrocharon" kits con testeos en cualquier parte del país en un primer momento en el que casi todos hubiesen dado negativos, sino que se mapearon las áreas con mayor prevalencia para aislar a tiempo a los más vulnerables. Y en Corea del Sur, a su vez, los testeos en cantidad fueron conjugados con una política de vigilancia digital que permitió incluso identificar a las personas que viajaron en transporte público con casos positivos gracias al trackeo de celulares, algo impensable en la Argentina.

 

Los curas villeros los tests rápidos.

 

 

Fuente: La Política Online  // Foto poratada: Marcelo Capece/ NA

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar