Canje de deuda: el Gobierno extendió por más de un mes el plazo con los bonistas

 

Se trata de la quinta prórroga que plantea Argentina en la búsqueda de lograr un entendimiento con acreedores internacionales que le permita reestructurar u$s 65.000 millones de deuda soberana.


El Gobierno resolvió extender por quinta vez el plazo límite que venció este viernes para llegar a un acuerdo con acreedores sobre la reestructuración de u$s 65.000 millones de deuda soberana. La nueva fecha tope será el 24 de julio a las 17 horas de Nueva York (18 de Argentina), según informaron desde el Ministerio de Economía a través de un comunicado. La cuarta prórroga para arribar a un acuerdo venció este viernes a las 18.

"Desde la extensión anterior de la Invitación, la República continuó manteniendo proactivamente debates con distintos grupos de inversores, adelantó posibles ajustes a la Invitación y recibió comentarios de inversores, así como también otras sugerencias sobre los diferentes caminos para mejorar los recuperos", señala el comunicado.

Y agrega: "Argentina cree firmemente que una reestructuración de deuda exitosa contribuirá a estabilizar la condición económica actual, mitigando las restricciones a mediano y largo plazo sobre la economía de Argentina, las cuales fueron creadas por la actual carga de deuda, y reencauzando la trayectoria económica del país hacia el crecimiento a largo plazo. Argentina y sus asesores pretenden aprovechar esta extensión para continuar con las discusiones y permitirles a los inversores continuar contribuyendo con una reestructuración de deuda exitosa".

 

Posiciones no tan alejadas

Esta semana el Gobierno y los acreedores no lograron avances sustanciales en la negociación. El Ministerio de Economía apuntó a Blackrock por el fracaso de las negociaciones, y el Ad Hoc Bondholder Group, que lidera el fondo de Laurence Fink, respondió que analiza sus derechos y dejó entrever que podría pedir la aceleración del default.

Las posiciones, sin embargo, no son tan distantes: fuentes del mercado señalaron a este diario que son apenas u$s 300 millones por año.

Blackrock es el más duro y se plantó en pedir 55 dólares de Valor Presente Neto (NPV) por cada lámina de 100, mientras que el Comité de Acreedores de la Argentina (ACC) se conforma con u$s 51,5 en promedio.

El paper que presentaron UBS y Mens Sana Advisors, asesores financieros de los fondos Gramercy, Greylock Capital y Fintech (del mexicano David Martínez, con variadas inversiones en la Argentina), destaca que el país debería hacer un esfuerzo fiscal anual de apenas el 0,02% del Producto Bruto Interno (PBI), equivalente a unos u$s 76 millones.

Vale recordar que Argentina ya entró en un "soft default" al no pagar u$s 503 millones de intereses de tres bonos el 22 de mayo y los fondos podrían pedir la aceleración en la Corte de Nueva York en cualquier momento.

La próxima fecha clave es el 30 de julio, cuando se cumplan los 30 días de gracia desde el vencimiento del Discount, en manos de los bonistas que entraron a los canjes de 2005 y 2010.

 

 

Fuente: El Cronista  // Foto portada: -Archivo-

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar