Alfredo Cornejo, sobre el Gobierno nacional: `tiene un nivel de perversidad enorme´

 

En una entrevista realizada por Mauricio Llaver, el hombre político de la semana habló de porqué se expresó por el MendoExit; de la “perversidad” del gobierno nacional; de la grieta entre los generadores de riqueza y el “sector parasitario”; y de las reformas por hacer. 


El exgobernador de Mendoza y actual Senador nacional, Alfredo Cornejo (UCR-Cambiemos), fue uno de los personajes políticos de la semana por sus declaraciones sobre el MendoExit y la rebelión de la Argentina productiva. El último viernes, el periodista Mauricio Llaver entrevistó a Cornejo para Mendoza Punto a Punto, y dejó nuevas y más definiciones.

Sobre el MendoExit, Cornejo dijo que fue una “forma de llamar la atención” por lo que había sucedido días anteriores con Portezuelo del Viento. “Es obvio que habría dificultades constitucionales porque nuestro país es una federación y no una confederación. Y en un sistema federado no se puede salir. Así que el MendoExit no es un proyecto inminente, pero jugué con eso y dije que, como sufrimos tanta discriminación, en los últimos meses en particular, no sé si no deberíamos pensar en eso”, dijo. Respecto a Portezuelo, el legislador mendocino expresó que “tuvo un proceso institucional que al final el Gobierno nacional no respetó”.

Aseguró además que el Gobierno nacional “tiene un nivel de perversidad enorme”. En ese sentido dijo que “ellos trabajan para su clientela y a todos los que no los votaron les está yendo mal”.

“Ocho de cada diez jubilados no los votó y se las agarraron con ellos, y el próximo gobierno va a tener que corregir, y pagar los juicios, por la chastrinada que han hecho de congelar la movilidad. No los votaron en CABA y los ATN no se los repartieron. Las provincias radicales reciben menos que las otras. Los empresarios tienen una carga impositiva inmensa… la verdad que ellos gobiernan para quienes los votaron”, añadió el ex gobernador.

Portezuelo del Viento “tuvo un proceso institucional que al final el Gobierno nacional no respetó”.

 

En la misma entrevista habló de la argentina generadora de riqueza y de un sector parasitario. “No pueden seguir castigando al que genera riqueza para asistir al sector parasitario, porque en algún momento no van a poder asistir al sector parasitario. Ya estamos viendo cuáles son los problemas: una brecha grande en el tipo de cambio y muchos pesos circulando, porque la forma de sostener esto es un tipo de cambio real alto con salarios deprimidos. Eso no va a ser bueno para el gobierno, sobre todo porque va a afectar a su base electoral. Así que tienen un gran problema por delante”, advirtió.

En el mismo sentido dijo que “la verdadera grieta no es peronismo versus antiperonismo, sino entre el sector productivo, que genera riqueza, y el sector parasitario. Al sector productivo no se le puede seguir sacando ininterrumpidamente. Hablo de las provincias que ponen más de lo que sacan y de las empresas que tienen la sensación natural de que ponen más de lo que sacan”.

Dijo también que hay que hacer cambios laborales, impositivos y previsionales. “Estos últimos son los más difíciles –hay que recordar la violencia de cuando se modificó la última ley, con el ‘Gordo Mortero’ como símbolo- y de alguna forma hoy el Gobierno está haciendo allí el trabajo sucio con su ajuste. Pero en cualquiera de esos casos, es imposible salir si no hay acuerdos de las elites políticas, empresariales y sindicales. Y estamos hablando de reformas de sentido común, no de ninguna genialidad”.

Aseguró que para “salir” de los problemas que tiene la Argentina tiene que ser “sin discursos populistas”. Dijo que “los cambios necesarios no se hacen porque una minoría política, con mayor voluntad política y mayor organización -que son los K y La Cámpora-, bloquean cualquier acuerdo. En el gobierno de Macri, cuentan los legisladores que Agustín Rossi decía ‘propongan lo que quieran, que nosotros nos vamos a oponer, así que ni nos llamen’. Y en el plano de las calles, hay una minoría que está muy bien organizada y que también bloquea esos acuerdos. En los dos planos, tiene que haber un acuerdo de elites, sin discursos populistas, porque si no, no se sale. Y esto lo reconocen en privado muchos sindicalistas”.

 

 

Por Redacción Ojos de Café (con información de Mendoza Punto a Punto) // Foto portada: Gustavo Gavotti

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar