¿Y si dejamos la basura donde se tiene que dejar?

 

Por alguna razón mirando alrededores de San Rafael, alcanzo a ver una tendencia del municipio para transformar la ciudad en un lugar “más lindo” para vivir. Tiene que ver con decisiones relacionadas a esas obras que embellecen. Como toda mirada carga subjetividad, pero sería difícil negar que en los últimos años se han visto más plazas, más luces, murales y espacios verdes en general.

Más allá de lo estatal, la tendencia es acompañada por un gran sector de la sociedad que disfruta ver su tierra en buen estado. Cuida, limpia, ordena.

Para ser conscientes de los beneficios que significa tener una ciudad ecológica, es necesario creer en esto. Y en épocas donde se están derribando mitologías ancestrales sobre el cómo debe comportarse una persona, por qué no promover también sumarse a aceptar ser educados ecológicamente, algo que no pasó nunca.

Muchas de las conductas que no van de la mano con cuidar, preservar y ser realistas del daño provocado, están naturalizadas en la cotidianeidad. Tratar de romper esa cadena de costumbres no estaría mal.

 

Si el estado pone estaciones ecológicas, usémoslas como corresponde. Si no sabemos, preguntemos cómo se usan. Si queremos saber qué se hace después, preguntemos. Pero moverse en la misma dirección el conjunto de habitantes de una ciudad y todos sus alrededores, es una manifestación revolucionaria de progreso.

Faltan miles de detalles, tal vez decenas de años pero ponerle un poco de actitud puede terminar siendo la diferencia.

Recibimos turistas, y gran parte de San Rafael se mueve por el turismo. No se trata del municipio tampoco ni sobre decisiones políticas, se trata sobre el bien estar del común de la sociedad. Aprovechar cuando hay pequeñas oportunidades para comprender lo que significa ser ecológicamente educados.

La próxima vez que tengas basura delante, pensar dónde debe ir no cuesta tanto. Todo aquello que se puede hacer en los próximos dos minutos, deberías hacerlo.

Martín Falcone

Martín Falcone, 28 años, director editorial de Ojos de Café.

 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar