En marzo inauguran planta de acopio de crudo pesado en Malargüe

 

El centro regional de acopio, acondicionamiento y despacho de petróleo tendrá capacidad para recibir y despachar crudo hacia la refinería de Luján de Cuyo, y así facilitar y simplificar su transporte.


La Empresa Mendocina de Energía (Emesa), dependiente del Ministerio de Economía, está construyendo un polo de servicios petroleros en Malargüe, que será un centro regional de acopio, acondicionamiento y despacho de petróleo. Este polo de servicios petroleros tendrá capacidad para recibir y despachar crudo hacia la refinería de Luján de Cuyo, y así facilitar y simplificar su transporte.

Además, Emesa, en UTE con Hatrick, ha cumplido 12 meses de extracción de crudo pesado en el yacimiento Lindero de Piedra, en el departamento sureño. De allí han estado extrayendo, desde enero de 2019, entre 30 y 50 metros cúbicos diarios. 

Se trata de un reservorio de petróleo pesado, que es ideal para la producción de asfalto, gasoil y querosén. Como por debajo de 85° es muy viscoso, se debe extraer a alta temperatura -aunque la formación no requiere estimulación hidráulica-, mantenerlo caliente en el yacimiento y transportarlo en tanques térmicos. De ahí que se haya decidido construir una planta de acopio, ubicada a 2,5 kilómetros de la villa cabecera de Malargüe, en un terreno contiguo a donde se encuentra la estación de bombeo de YPF, que va directo a la Destilería de Luján de Cuyo. 

El centro almacenará y despachará crudo de emprendimientos en los que participa Emesa y de terceros, lo que incrementará las opciones de venta de los operadores, generará empleo local y simplificará el almacenamiento y el transporte.

“Dos tercios del petróleo que llega a la destilería va por oleoducto, por eso es imprescindible contar con un centro de acopio en esa zona”, destacó Pablo Magistocchi, director de Emesa.

Este centro regional tendrá tres tanques para almacenamiento, playa para ingreso de camiones e instalaciones complementarias para el bombeo del crudo, además de los instrumentos e instalaciones necesarias para cumplir con los requerimientos vigentes de fiscalización y control de calidad para el ingreso al oleoducto Puesto Hernández – Luján de Cuyo.

El centro, que se suma al parque industrial, minero y petrolero Pata Mora, es una fuerte apuesta de Mendoza por el crecimiento energético y el desarrollo de Malargüe, un departamento que abarca parte de la formación Vaca Muerta.

Bajo el suelo local, la formación tiene un altísimo potencial de crudo pesado: más de 8.000 millones de metros cúbicos, con capacidad para generar el equivalente a 50 años de la producción anual de la provincia.

En una primera etapa, este polo de servicios tendrá capacidad para almacenar 300 metros cúbicos de crudo (para concluir con 3.000 m3) y está previsto que el centro comenzará a funcionar en marzo de este año.

 

Fuente: MEDIOS 

 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar