El jinete argentino Matías Albarracín pasó a la final de salto individual

 

 La equitación puede todavía dar una sorpresa a la Argentina en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. El jinete argentino Matías Albarracín se clasificó hoy para las finales de salto ecuestre individual que se disputarán el viernes en el Centro Olímpico Ecuestre de Deodoro.

Albarracín, de 36 años y perteneciente a una familia de fuertes vínculos hípicos (su padre es el legendario jinete Justo Albarracín), se ubicó en el puesto 7º en la tercera ronda individual y quedó en la 24ª posición en la general junto a su caballo, Cannavaro 9, con lo cual quedó entre los 35 jinetes con mejor desempeño que pasarán a la última fase. En esta nueva etapa, todos los jinetes vuelven a comenzar con cero puntos.

"Para la final me veo bien. El caballo cada vez está más confirmado en la altura y se siente local en cualquier pista; yo por lo pronto también me siento más cómodo con mis rivales a lo que pensé que iba a tenerles demasiado respeto y hoy estoy igual que ellos; el viernes arrancamos todos de cero y todos tenemos la misma chances", comentó a LA NACION Albarracín, quien nació en Curitiba, Brasil, pero luego se crió en la Argentina.

Agregó que no tiene ninguna costumbre ni cábala para enfrentar la pista de 17 obstáculos, y que se preparará de la misma manera en que lo hizo para el primer día.

"Lo más difícil es aguantar la ansiedad, estar lejos de la familia y convencernos que no somos menos que nadie", destacó el jinete argentino.

Menos suerte tuvo su compatriota Ramiro Quintana, de 39 años, quien con su caballo Appy Cara quedó 14º en la ronda individual y 39º en la general, por lo tanto fue eliminado. En la clasificación de saltos por equipos, la Argentina ya había quedado fuera al ubicarse en el puesto 10º.

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar