Sociedad

La OMS se opone a la obligatoriedad de la vacuna contra el coronavirus

Internacionales

La OMS se opone a la obligatoriedad de la vacuna contra el coronavirus

Además, el organismo internacional insiste con la investigación sobre el origen del virus.

Por Ojos De Café

23/08/2021

Por fuera de la tendencia mundial que intentan impulsar países como FranciaCanadá o Estados Unidos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) se posiciona en contra de la vacunación obligatoria. Además, se conoció un estudio de la Universidad de Oxford que reveló que las personas que completaron el esquema de vacunación con las inyecciones de AstraZeneca y Pfizer pueden contagiarse de igual manera que quienes no fueron inoculados por ninguna dosis. Desde la OMS insisten con encontrar el “paciente cero” del COVID-19 para evitar futuras pandemias.

El informe de Oxford revelado por el medio The Guardian expone la peligrosidad que tiene la variante Delta, aunque reafirma la evidencia de que quienes estén protegidos por dos inoculaciones tienen menos riesgo de contagio y de deceso.

En conclusión, el estudio de la universidad británica explica que la doble inmunización disminuye el riesgo de infección pero si una persona contrae el coronavirus de la cepa Delta, puede tener niveles de virulencia similares a los de una persona que no fue vacunada.

 

Qué pasa con los no vacunados

Hay tres grandes grupos de personas a nivel mundial que están dentro de los no inoculados: quienes no quieren hacerlo, quienes prefieren esperar y finalmente los que no tienen acceso a las inyecciones por ser ciudadanos de países pobres. Estas tres fueron algunas de las causas que pusieron el foco en la obligatoriedad de la vacunación.

En esa línea se manifestó la Organización Mundial de la Salud. “En general, la OMS se opone a cualquier vacunación obligatoria. De cualquier manera, me gustaría expresar con énfasis que debe explicarse a la población en general cómo funcionan las vacunas y lo importante que son”, sostuvo la vocera de la OMS, Fadela Chaib.

La discusión sobre la obligatoriedad ha sido expuesta incluso por jefes de estado como el francés Emmanuel Macrón y el canadiense Justin Trudeau. Incluso en Argentina hubo polémica por los dichos del presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja, que había manifestado que “quien quiera entrar a trabajar a una fábrica, tiene que vacunarse”.

En ese marco y de acuerdo al Monitor Público de Vacunación del Ministerio de Salud de la Nación, hasta el momento se aplicaron en el país 38.983.217 dosis, de las cuales 27.190.311 pertenecen a la primera dosis y 11.792.906 al esquema completo.

En países con pleno acceso a las vacunas como Estados Unidos, Francia o Italia, sus presidentes empiezan a inclinarse por un plan de vacunación obligatorio.

“La pandemia aún no ha quedado atrás. El virus ha cambiado y está demostrando ser aún más contagioso. La vacuna no nos hace invulnerables, pero reduce en gran medida la posibilidad de contraer el virus, su circulación y su peligro. Por estas razones, la vacunación es un deber moral y cívico”, afirmó el jefe de estado de Italia, Sergio Mattarella.

 

Cuarta ola de coronavirus

En el caso de Canadá, presidido por Justin Trudeau, está atravesando la cuarta ola del coronavirus a partir de que la variante Delta empezó a circular de forma comunitaria.

Diferentes académicos como Angela Durante, Denis Rancourt, Claus Rinner o Laurent Ledoc, entre otros, manifestaron su disidencia con el gobierno canadiense ante la posibilidad de exigir la vacunación obligatoria para los pasajeros de aviones comerciales, trenes interprovinciales y cruceros estén completamente vacunados a más tardar en octubre.

Por qué preocupa Delta, la variante del coronavirus que será dominante en el mundo

Pero otro contexto real que se presenta en este caso es el del acceso a las vacunas. Para la OMS, la tasa estimada de protección de la población debería estar cerca al 90% para alcanzar la inmunidad de rebaño.

En esa línea, Fadela Chaib sostuvo que “los inmunizantes son solo una de las varias herramientas que tenemos en nuestras manos”, en relación a que el coronavirus debe seguirse combatiendo con barbijos y diferentes cuidados que siguen rigiendo desde hace más de un año a lo largo y ancho del mundo.

 

El origen del COVID-19

Organismo de peso como la OMS, todavía subraya la importancia de conocer cuál fue el origen del virus que generó una catástrofe en todos los niveles de los países de todo el planeta.

El doctor Peter Ben Embarek, que es el jefe del equipo que investiga el origen del Sars-CoV-2,  dijo en una entrevista en la televisión de Dinamarca que “el coronavirus pudo comenzar después de que un investigador de un laboratorio de la ciudad china de Wuhan se infectara con un murciélago”.

Esta versión ha sido uno de los puntales del gobierno de Estados Unidos, afirmando que hubo un ocultamiento del contagio de este científico del laboratorio de Wuhan que originó la peor pandemia de los últimos siglos.

Para Ben Embarek “es allí donde el virus pasó directamente de un murciélago a un humano y, en este caso, ocurrió entre un empleado de laboratorio y no entre un campesino u otra persona que tuviese un contacto regular con este animal”.

Consultado sobre el viaje que realizó con su equipo a China en busca del origen del COVID-19, el especialista sostuvo que “Durante las visitas tuvimos una introducción y luego pudimos hablar y preguntar sobre todos los temas. Sin embargo, no pudimos consultar ningún tipo de documentación”.

Finalmente, la búsqueda de este paciente cero intenta recopilar la mayor cantidad de información posible para prevenir futuras amenazas como la del coronavirus.

En ese marco, Fadela Chaib sostuvo que “esta oficina es fundamental para ayudar a la OMS, a los Estados miembros y a las instituciones asociadas a prepararse para futuras amenazas de propagación y para minimizar el riesgo de que un brote de la enfermedad se convierta en una pandemia”.

 

Fuente: Perfil

Te puede interesar

Desarrollado por Gorillasite