Columna: Peste negra y 'fake news, la lección que nunca aprendimos - Por Ismael Marinero

 

Por Ismael Marinero, El Mundo // La astrología, la superstición y los castigos divinos echaron a rodar en el siglo XIV; los judíos se convirtieron en chivo expiatorio. ¿Se repite la historia?


Un fantasma recorre el mundo, al igual que la Peste Negra recorrió Europa en el siglo XIV. No hablamos tanto de la plaga más mortífera que conoció la humanidad, que acabó con la vida de 75 millones de personas (entre el 30 y el 50% de la población europea), sino del virus de la desinformación, contra el que no hay jabón ni desinfectante que valga. Los rumores, bulos e invenciones interesadas se difunden ahora por grupos de WhatsApp y redes sociales de la misma manera que entre 1347 y 1350 se recurrió a la astrología, la superstición y los castigos divinos para explicar los motivos de la Muerte Negra.

Por los registros y testimonios que se conservan de aquella época, la peste bubónica se originó en las grandes estepas controladas por las hordas mongolas con dos aliados indispensables para su propagación: las ratas y las pulgas. La Ruta de la Seda y otras vías de peregrinación a través del Medio Oriente fueron la principal senda de transmisión, hasta que la plaga entró en Europa a través de las rutas comerciales de Italia.

¿Cómo explicarse los muertos, las manchas oscuras en la piel y la pasmosa velocidad del contagio? Buscando un chivo expiatorio a quien culpar, en este caso los judíos, a quienes se acusó de envenenar pozos, puertas y ventanas para acabar con la cristiandad. Así se iniciaron los primeros pogromos en Alemania, Suiza y la Corona de Aragón, que no se detuvieron ni siquiera cuando el Papa Clemente VI publicó una bula papal para exculpar a los judíos.

Casi siete siglos después, parecemos empeñados en tropezar con la misma piedra llevados por este clima de histeria colectiva que todo lo impregna. Las teorías más disparatadas sobre el coronavirus van desde las armas bacteriológicas hasta su posible vínculo con las redes 5G, o toman la forma de xenofobia y ataques racistas contra chinos, italianos y también españoles.

Como señalaba Albert Camus en La peste, "el mal que existe en el mundo proviene casi siempre de la ignorancia, y la buena voluntad sin clarividencia puede ocasionar tantos desastres como la maldad". O, más escuetamente, "la estupidez insiste siempre".

 

Fuente: Diario El Mundo // Autoría: Ismael Marinero *

Periodista y traductor freelance. Escribe para @elmundoes@GuiaRepsol@SOFILMEsp; y @TuOtroDiario

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar