Los ´milagros´ del Aloe Vera, en conservas, golosinas y barritas de cereales

 

El descubrimiento de sus beneficios para la salud de los seres humanos no es nuevo. Los egipcios, de hecho, eran quienes apelaban a las bondades de la “planta milagrosa” para curar heridas, colaborar con la cicatrización, aliviar quemaduras e, incluso, apelar a su abundante gel para conservar la elasticidad cutánea. El Aloe Vera, en sus diferentes variedades es originario de África, aunque se la puede apreciar en estas tierras de clima semidesértico, adornando por doquier jardines y terrazas, pues se trata de una especie que resiste a cualquier inclemencia climática, aun conservando sus propiedades.

Con el objetivo de profundizar en la posibilidad de su utilización en alimentos y los posibles beneficios para el organismo, un grupo de especialistas de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNCUYO llevó adelante dos proyectos clave que determinaron la factibilidad del uso del gel de la planta en conservas (duraznos en almíbar, tomates triturados), mermeladas, ciruelas disecadas, gomitas, barras de cereales e inclusive, bombones. Pero además, debido a sus características como agente antimicrobiano, se estudió su funcionalidad para lograr conservar vegetales.

Viviana Guinle es licenciada en Bromatología, doctora en Ciencias de los Alimentos, docente e investigadora de la Facultad de Ciencias Agrarias. La especialista explicó a Unidiversidad que los proyectos de investigación se realizaron en dos etapas, con el apoyo de la Secretaría de Ciencia, Técnica y Posgrado de la UNCUYO; ambos con resultados “prometedores”.

El primero se llevó adelante entre 2013 y 2015. Se denominó “Uso del gel de aloe especie en alimentos”, mientras que el segundo efectuó entre 2016 y 2018 y puso el foco en la incorporación de la sustancia  en alimentos vegetales.

“En el primer ensayo se usó el gel obtenido directamente de la planta y se contó con muestras de gel de aloe comercial. Las proporciones para ser utilizado en alimentos variaron entre el 30 y el 50%. En el caso de la mermelada de aloe los resultados fueron muy buenos porque incluso el sabor amargo y la consistencia gelatinosa del gel no se percibía en comparación con la mermelada original”, explicó la investigadora.

En el caso de las ciruelas disecadas el uso del aloe en reemplazo de la glicerina que se utiliza para estas conservas para evitar el ataque de microorganismos, las conclusiones demostraron sus efectos positivos.

“En el primer proyecto, podemos decir que hay una tesis casi terminada sobre el uso del aloe en barras de cereales, bombones y gomitas en las que además se usó como saborizante la pulpa de frutos rojos en un caso y limón y jengibre en otro. Aquí, la experiencia resultó muy positiva”, evaluó Guinle.

Planta “milagrosa”

Guinle hizo hincapié en que para saber si el uso cotidiano del aloe vera es adecuado para las personas sacando de manera “casera” el gel y utilizarlo para diferentes usos es necesario realizar estudios más exhaustivos, debido a que la planta también posee sustancias que podrían provocar alergias.

Sin embargo, aclaró la especialista, los efectos cicatrizantes en cuadros gastrointestinales, como colitis, acidez y colon irritable fueron demostrados ya en Estados Unidos, durante 1985 en el Instituto de Ciencia y Medicina Linus. “Al hacer investigaciones en pacientes con estos cuadros, los investigadores llegaron a la conclusión que consumiendo gel de aloe presentaban mejoras”, detalló la docente.

En líneas generales, agregó Guinle, si bien las diferentes variedades de la plantas se presentan diferentes en cuanto a la cantidad de nutrientes, en general su composición es similar. La que más abunda en nuestra provincia, por ejemplo, es el Aloe Saponaria. Además de poseer efectos regeneradores, la planta contiene vitaminas, minerales, enzimas y aminoácidos, entre otras sustancias fundamentales.

De hecho, por sus características el gel de aloe ya ha sido empleado en la industria de los alimentos considerados “funcionales”, es decir, aquellos productos naturales con efectos medicinales. Sus conocidos beneficios antisépticos y descongestivos también han servido en experiencias para tratar heridas, quemaduras e inflamaciones, concluyó la docente del Departamento de Ciencias Enológicas y Agroalimentarias. 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar