Día Mundial de la Lucha contra el SIDA: el Servicio de Infectología de OSEP difunde lo que hay que saber

 

El VIH, continúa siendo uno de los mayores problemas para la salud pública mundial. La Dra. Felicitas Fernández, de OSEP, nos explica en detalle qué debemos saber y cómo erradicar ciertos tabúes. 


El 1 de diciembre de cada año se conmemora el Día Mundial de Lucha contra el SIDA. El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) afecta a las células del sistema inmunitario, encargadas de protegernos de las enfermedades, alterando o anulando su función en forma progresiva.

El síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) es un término que se aplica a los estados más avanzados de la infección por VIH, puede tardar de 2 a 15 años en manifestarse y se define por la presencia de alguna de las más de 20 infecciones oportunistas o de cánceres relacionados con el VIH, aprovechando la caída de las defensas.

Las principales infecciones oportunistas relacionadas con el SIDA son los parásitos, los hongos, las bacterias y los virus. El VIH, continúa siendo uno de los mayores problemas para la salud pública mundial: según la OMS en 2018, fallecieron 770.000 personas en todo el mundo a causa de enfermedades relacionadas con el sida, frente a los 1,7 millones de 2004 y los 1,2 millones de 2010.

Es así como la mortalidad por SIDA ha disminuido en un 33% desde 2010. Cada vez más personas con HIV pueden no desarrollar SIDA o incluso habiendo tenido SIDA pueden recuperar las defensas y llevar adelante una vida normal gracias a la eficacia de los medicamentos.

Hay algunos comportamientos que aumentan el riesgo de que una persona contraiga el VIH. Por ejemplo:

  • Tener relaciones sexuales anales o vaginales sin preservativo.
  • Padecer otra infección de transmisión sexual como sífilis, herpes, clamidiasis, gonorrea o vaginosis bacteriana.
  • Compartir agujas, jeringas, máquinas de afeitar, piercing, agujas para tatuar u otro material infectivo contaminado para consumir drogas inyectables.
  • Por transmisión de madre a hijo. Por ejemplo, las mujeres embarazadas con VIH se lo pueden transmitir al bebé durante el embarazo, en el momento del parto o durante la lactancia. Es lo que se llama Transmisión Vertical.
  • Recibir inyecciones, transfusiones sanguíneas o trasplantes de tejidos sin garantías de seguridad o ser objeto de procedimientos médicos que entrañen cortes o perforaciones con instrumental no esterilizado.
  • Pincharse accidentalmente con una aguja, lesión que afecta en particular al personal de salud.

La mejor manera de prevenir el virus del VIH es saber. La doctora Felicitas Fernández, del equipo de infectología del Hospital El Carmen, nos habla acerca del virus, los avances de la medicina y la necesidad de prevenirlo.

 

 

Por Redacción Ojos de Café 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar