La Orquesta Sinfónica de San Rafael protagonizó en el Roma un concierto memorable en su joven trayecto: galería de imágenes

 

Ante la mirada atenta, los oídos despiertos y en un ambiente que al fin y al cabo se vivió distendido, los 30 músicos que integran la Orquesta Sinfónica de San Rafael que hizo su debut recientemente el pasado 31 de agosto-, deslumbraron a una sala casi llena en el Cine Teatro Roma de San Rafael. Fueron dos horas de concierto –organizado en el marco del Mes de las Artes 2019-, que tuvo como invitados en la  batuta orquestal  a la alvearense Emilce Jacobchuk –directora  de la reconocida agrupación Alas del Viento, una orquesta infanto-juvenil de Gral. Alvear- y a Pablo Cáceres –quien ya había dirigido a la Sinfónica en su debut-. Además, el concierto incluyó la invitación del pianista sanrafaelino Fernando Martínez como solista.

Luego de una breve presentación de la agrupación y una serie de comentarios sobre la particularidad de las obras por parte de Pablo Cáceres, la orquesta interpretó primero el “Concierto para Piano y Orquesta en Re Menor, k466”, de Wolfgang A. Mozart. La obra fue dirigida por el mismo Cáceres, y contó con Fernando Martínez como solista en piano.

El director general de la Sinfónica, Joel Di Cicco (Foto: Ojos de Café)

 

La pieza, compuesta en 1785 y estrenada por el propio Mozart, pertenece a una época en donde el genio se encontraba en la cima como compositor. Abrió así, con esta obra, nuevas perspectivas en su evolución estética: es el más dramático de sus conciertos. El director general de la Sinfónica de San Rafael, Joel Di Cicco, había dicho sobre la pieza en la nota de difusión que publicó Ojos de Café: “Es una obra de carácter dramático y de una emocionalidad profunda. La elegimos porque Mozart, en verdad, suele ser muy liviano. En cambio, éste es el concierto más dramático y es uno de los más densos emocionalmente”.

La presentación siguió con la “Sinfonía Simple” para Orquesta de Cuerdas, Opus 4, de Banjamín Britten. En ésta oportunidad, la dirección estuvo a cargo de Jacobchuk. La pieza es una delicada obra orquestal escrita entre los años 1933 y 1934, de una composición de estilo neo-clásico, en la que se aprecia una rémora de la Suite Barroca, construida sobre la imitación constante entre las diversas partes de las filas de cuerdas, e incluye un movimiento interpretado sólo por “pizzicatos” en los que la Orquesta entera se transformó en un gigantesco laúd, resonando en forma percutida.

El pianista Fernando Martínez. (Foto: Ojos de Café)

 

Por último, llegó el turno de Ludwig van Beethoven, con la “Obertura Egmont”, Opus 84, en la que la Orquesta se puso a prueba con esta magistral obra, que fue interpretada efectivamente a la altura de las circunstancias. La pieza fue estrenada en 1810 y está basada en la obra teatral de Goethe, sobre la vida del héroe nacional flamenco Conde de Egmont. Beethoven aborda una profunda temática ideológica de su época: éste drama político expresa el sufrimiento del pueblo ante la injusticia, de la libertad contra la opresión a través de la muerte del héroe.

Los aplausos finales para la Orquesta -que inició su recorrido hace ya 12 años, durante los cuales se presentó como camerata de cuerdas-, llegaron desde el patio de butacas del Roma efusivamente, tan nutridos como gentiles. El público agradeció también saludando a los músicos personalmente, en una noche que la agrupación  vuelve a dejar una marca sin precedentes en su joven y corta carrera como Orquesta Sinfónica, dejando en el publico la sensación de haber sido partícipe de una experiencia por demás particular.

Galería: 

El público formó una larga fila antes del ingreso al teatro. Gran convocatoria de la Sinfónica.

El fagot de la Orquesta: Florencia Chevalier 

El director invitado Pablo Cáceres, atento al solo de piano de Fernando Martínez. 

Al fondo, Gabriel Marquet, en el oboe. 

La formación de violonchelos: Federico Greco y Yalile Bertram (adelante); Leandro Caylá y jonathan Boffino (detrás)

La directora invitada Emilce Jacobchuk.

Jacobchuk, en un sentido agradecimiento ante el aplauso de público. 

 

Equipo:

 

 

Por Redacción Ojos de Café / Fotos: @domingoagustin/Ojos de Café       

 

 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar