Glaciares: cómo sigue el monitoreo de las moles guardianas del agua

 

Fuente Unidiversidad

 

En qué condiciones están los glaciares argentinos, cómo están retrocediendo y a qué ritmo, son las preguntas que tratan de responder ahora los investigadores que realizaron el Inventario Nacional de Glaciares y que estudian de forma detallada y minuciosa qué pasa con esas grandes formaciones de hielo que recorren la cordillera de los Andes.

Unidiversidad habló con uno de los investigadores del Ianigla (Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales) para saber cómo continúa el trabajo de estos especialistas, sobre todo luego de que en mayo del año pasado se presentara el inventario final y de que este martes la Corte Suprema de Justicia de la Nación emitiera un fallo en el que ratificó la constitucionalidad de la Ley de Glaciares.

 

Pierre Pitte, doctor en geología, especialista en glaciología e investigador del Conicet, contó que, luego del trabajo de inventariado, en el que mapearon más de 16 000 glaciares y 5000 kilómetros cuadrados de hielo, lo que marca la ley es la actualización de esos datos, dado que estos bloques de hielo son abiertos e interactúan con el clima, es decir, cambian.

“El aumento de la temperatura de la Tierra ha hecho retroceder los glaciares de todas las cordilleras del mundo y ese proceso en la cordillera de los Andes es generalizado, desde Tierra del Fuego hasta los Andes áridos en el norte del país. Por eso nos preguntamos en qué condiciones están y qué podemos esperar en el futuro, cómo están retrocediendo y a qué tasas”, explica el investigador. Para poder responder a esas preguntas, se requiere de estudios de mayor detalle que implican, por ejemplo, medir en el campo cuánta nieve están acumulando los glaciares, cuánto hielo se está derritiendo, cuánta agua está contribuyendo a los ríos. “Queremos sistematizar esa información y estamos enfocándonos en eso para saber cómo están esos recursos hídricos”, agrega.

 

“Los glaciares son un sistema abierto; entonces, cuando tengo años secos o períodos de sequía, pierden volumen y se ven más chicos; inversamente, cuando tengo años húmedos, recuperan volumen y entonces avanzan. Esas fluctuaciones, esos cambios de superficie tenemos que registrarlos en el inventario, que justamente es ir haciendo estos mapeos, actualizándolos y hacer esos seguimientos. Vamos a los glaciares dos veces al año y eso se mide a lo largo de todo el año, hay distinto nivel de detalle en los estudios involucrados”, cuenta Pierre sobre el trabajo que hacen actualmente.

El investigador explicó que una de las conclusiones que ya han visto a raíz de estos seguimientos es que en la zona de la cordillera de los Andes que va desde el sur de Mendoza hacia el norte, las tasas de pérdidas han sido más débiles de lo que han sido en la Patagonia, donde están los grandes glaciares, pero que ese cambio que puede ser más grande los afecta menos.

“En los Andes áridos, los glaciares son mucho más importantes porque estamos en una zona que es árida, donde los recursos son críticos, la importancia que tienen es muchísimo más grande, la función que cumplen liberando caudales en los períodos secos es mucho más importante. En Mendoza y San Juan se han experimentado sequías desde 2009, con precipitaciones de cerca de la mitad del promedio. Entonces, en este contexto, el agua que liberan los glaciares es particularmente importante”, agregó el geólogo.

 

Comentó que los glaciares que hay en esta región son de menor tamaño que los de la Patagonia y que hay mucha diversidad, como glaciares de escombros, de hielo cubierto. “Hay todo un conjunto de formas en las que el agua está almacenada en la cordillera”, afirmó. “Como ciudadanos, tenemos la responsabilidad de empezar a movernos individualmente hacia formas más sostenibles; por ejemplo, reducir el consumo de combustibles fósiles. Hay que apoyar las medidas que tengan que ver con reducir el consumo de ese tipo de energía y ser conscientes de cómo nosotros, con pequeñas medidas individuales, empezamos a afectar el colectivo y a tomar conciencia para tener un modo de vida más sostenible”, cerró Pierre.

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar