Y vos ¿Qué estás haciendo para cambiar el mundo?

 

¿Cuántas veces nos acercamos al espejo y nos miramos fijo a los ojos? ¿Cuántas de esas veces, nos animamos a preguntarnos ciertas cosas?

¿Cuánto hacemos por el mundo cada día tras levantarnos?

Conciencia Colectiva, un documental de la productora Espejo Audiovisual, una idea independiente con muchas esperanzas. 

Rodrigo Guillén (28) y Bruno Palero (25) son jóvenes que buscan hacer algo por el mundo. Claro, eso suena utópico, como si fuese una película, pero la mejor parte de este rodaje, es que sus acciones forman parte de la vida real. ¿Qué sería del mundo sin soñadores?

Ellos están realizando un documental a lo largo y ancho de Sudamérica retratando la historia de personas que con sus acciones intentan cambiar algo de este planeta. En ese camino han conocido personas de muchas partes del mundo que se han sumado y quieren colaborar. La idea es presentar el documental en varias naciones diferentes. Traducirlo a distintos idiomas como el quechua, vasco, danés, inglés, alemán y finalmente presentar el documental el mismo día en todo el mundo. Por ahora tienen 23 ciudades en la mira.

Hoy en día el documental se encuentra en una etapa de realización, aún están con la producción y filmación al mismo tiempo. Su idea es poder llegar a presentarlo en diciembre porque no quieren apresurarse ni perder el estilo que lleva. El viaje sigue, la idea es llegar a entrevistar por ejemplo a Pepe Mujica y hablar de política. Restan 3 entrevistas, una de software libre, otra de muralismo y otra de política. Dentro del documental se busca además realizarle un homenaje a otro documental que se llama “La isla de las Flores”.

La realidad es que moverse, grabar, producir, trabajar en definitiva, también genera costos, por esa razón una de sus ideas es emprender una búsqueda de subsidios que sirvan de apoyo para la producción, ya que son independientes a la hora de crear y producir.

Rodrigo Guillén nos cuenta sobre su historia

-Yo estudio comunicación social porque me gusta todo lo que tiene que ver con los medios, pero fui buscando mi propio hacer dentro de la comunicación, porque realmente lo que yo buscaba es a través de que comunicar un mensaje. Fui ayudante de alumnos de medios audiovisuales y al tiempo me gane una beca a México donde fui a estudiar medio año. Fue pasando el tiempo y después de esa experiencia entre a trabajar a un canal de televisión, Señal U en Mendoza. El problema era que donde yo trabajaba no podía ser creativo, tenía que hacer lo que me pedían todo era súper estructurado y eso me hacía sentir vacío. Paralelamente a eso en mi vida fui cambiando en una búsqueda espiritual,  de conciencia, de enojarme por tirar papeles al piso o el mal accionar de la sociedad en sí, algo me hacía ruido y descubrí que finalmente en el canal lo que aprendí fue cuestiones teóricas, cosas de cámara, formas de hacer, de cómo producir. Y ahí surge la idea de hacer un documental.

Documental Conciencia Colectiva

-Para filmarlo sabía que necesitaba varias estructuras legales por más que fuera independiente. Entonces arme la productora Espejo Audiovisual. Se llama espejo porque es el reflejo del otro, de lo que dice, de sus acciones. Mi objetivo es tratar de ser una productora objetiva, expresamos lo que vos nos digas, lo que el entrevistado cuenta. Lógicamente con lo característico de buscar a alguien que sirva lo que diga, que su mensaje sirva al documental.

Pero algo pasó en el medio de esta historia.

-Un tiempo atrás di un taller CAJ (Centro de Actividades Juveniles), esto es un taller que creó el gobierno de Cristina, lo realicé en Palmira y era sobre medios audiovisuales. Y en el taller me avisan que hay un concurso nacional de seguridad vial. Me presenté en el concurso y filmamos un corto sin intereses más allá de participar, porque sabía que competía con toda la argentina, teníamos una cámara y una pc nada más, sabiendo que en La Plata, por ejemplo, ellos filman películas completas con todas las herramientas y nosotros éramos 5 pibes en Palmira y nada más.

¿Qué presentaste en el concurso?

-Lo que se me ocurrió fue mostrar a los niños jugando con autitos y jugaban con violencia como lo hacen los grandes al manejar y al final del corto los niños salen diciendo que ellos aprenden de los padres y por eso lo hacen. Finalmente ganamos el concurso a nivel nacional y me di cuenta que hoy en día, la técnica no es lo más importante, que hay tanto y tanta tecnología, que lo importante no es solamente como lo decís, sino que decís, lo importante es el mensaje.

¿Cómo nace el documental?

Conocí a un amigo que había estado en una importante aldea de Cuzco y me dijo que me tenía q ir a Perú a vivir eso y a dar un curso a los pibes de allá sobre audiovisuales. El problema es que tenía que dejar el laburo para eso, era muy difícil pero igual me puse a averiguar sobre la cuestión y la aldea. Descubrí que el tipo que daba eso, estaba cambiando el mundo en su forma de educar, había hecho todo para cambiar ciertas cosas. Los pibes laburaban, dormían en el hostel y daban clases, y los niños de cuzco tenían profesores de Francia educando en Perú. Es sin dudas una forma de cambiar la educación, de cambiar el mundo, fue una experiencia increíble y ahí me pregunte que estoy haciendo yo para cambiar el mundo. Por esa razón nace el documental de estas personas que están cambiando el mundo, quería ir a buscarlos.

Hablemos del documental

El documental tiene una pregunta cómo tópico y es ¿Qué estás haciendo para cambiar el mundo? El nombre del mismo es Conciencia Colectiva.

¿Por qué se llama así?

-Le puse ese nombre porque dio la casualidad que leí tres libros en esas fechas en donde nombraban a Carl Jung, me puse a averiguar más de él y descubrí que habla del colectivo conciencia. Esto es que hay un grupo colectivo de personas en el mundo que sabe cómo estamos funcionando hoy, sabe que el sistema no ayuda y es desigual. Hay un consciente colectivo que sabe que el sistema capitalista no está bien, y no hace falta entre ellos comunicarse para saberlo, no hace falta que se conozcan para cada uno trabajar en lo suyo, cada uno lo sabe individualmente y por eso se genera un trabajo grupal, una conciencia grupal.

Y el viaje comenzó…

-Renuncié al laburo, llamé a Bruno Balero, un compañero que había conocido en un rodaje en Mendoza y el también dejó el trabajo. Esto fue el 5 de enero y salimos el día 15 del mismo mes. Creamos la productora, medio que la soñamos cómo diario de motocicleta (risas), Entonces fuimos a algunos diarios a contar nuestra idea, que no estábamos en la nada sino que teníamos un proyecto, una búsqueda, algo pensado y no queríamos estar en la nada con las cámaras las computadoras y demás, queríamos difundir lo que íbamos a hacer para que salga bien.

Primero fuimos a Chile a buscar construcciones ecológicas, en Tierra de Domo, Cajón del Maipo. Paradójicamente en esta búsqueda descubrimos que muchas casas ecológicas traían grandes problemas, dejamos de lado esa idea y terminamos filmando a algunos defensores de los ríos. A medida que pasaba el tiempo los caminos se iban abriendo y surgían nuevos destinos. A partir de eso conocimos a un grupo de monjas que habían sido prendidas fuego catorce veces por políticos porque defendían los ríos, ellas hacen pan, dulce, cosecha, tienen huertas, y un día nos hablaron de trascender, ¡wow! me cambio la perspectiva de todo. Uno si a la gente le habla de cambiar el mundo, te responden “si claro vos a cambiar el mundo, hippie con osde”. Entonces me di cuenta de algunas cosas, que la gente es muy egoísta, cree que cambiar el mundo es que tus hijos vivan en un mundo mejor, tus nietos, y eso es muy difícil, no lo vas a cambiar en un día, menos con un documental si hace 3000 mil años lo estamos destruyendo, pero lo que nosotros queremos es que el mensaje transcienda, ser uno más de los muchos que trasmiten un mensaje que trasciende.

Luego llegamos a Valparaíso y filmamos a un muralista. El mural dice “que estás haciendo para cambiar el mundo”, ya la parad habla, uno se para en frente a leer la pregunta y a descubrir que muchas veces no estamos haciendo nada.

Una de las formas de viajar fue con la gente que les ofrecía lugar para quedarse, porque entendían que ellos estaban haciendo un documental para cambiar el mundo, y ofrecerles hospedaje era una forma de ayudar a cambiar el mundo con ellos.

Conocieron a Anita Tijoux en Valparaíso, quien tiene un gran mensaje contra el sistema capitalista. Ya tenían a una personalidad dentro del documental y eso sirve porque el mensaje se difunde más fácil.

Algunas de las personas que conocieron en el viaje

-Conocimos a una chica de Dinamarca que recorría Sudamérica en bicicleta. Ella escribía cuentos en danés y castellano explicando que para tener el nivel de vida que conocemos en el primer mundo se necesita la existencia de los tercermundistas y su explotación.  Ella planea distribuir esos cuentos en Europa para que sepan esta parte de la realidad. Para llevar la vida de primer mundo se necesita un tercer mundo. El chip que lleva un iPhone, lleva cobre y se saca de la cordillera de los andes y ellos no tienen la menor idea de dónde queda la cordillera.

Fuimos a Perú a dedo, con mucha suerte, si hay algo que me quedo claro es que cuando uno está en la “buena” con el mundo, hay algo que te protege, incluso el mismo mundo te cuida.

Fuimos a una aldea ecológica, a trabajar con una metodología que se llama observación participante. Lo que buscamos fue ser profesores y vivir la educación alternativa para luego retratarla en el documental, y me toco la parte de juegos. Con los niños jugábamos a las entrevistas y cambie la pregunta porque uno no puede pretender decirle a un niño que hay que cambiar el mundo porque está mal, entonces les preguntábamos ¿qué crees que podes hacer para mejorar el mundo?  Y bueno, ustedes se pueden imaginar las hermosas respuestas que recibimos. Otra de las experiencias que tuvimos fue participar del canto del agua y también hicimos que los niños participaran.  

Conciencia Colectiva es un proyecto prometedor, desde varios puntos de vista. Entender los tiempos, el presente y tratar de conseguir una mirada objetiva de la realidad es un gran desafío de aquellos que se animan a retratar el mundo en el que vivimos. Pero mucho más valiente es dedicar el tiempo de uno para promover un futuro mejor, con pequeños o grandes actos, en definitiva será aportar algo a la sociedad y esperar que algún día el de al lado también quiera hacerlo. Dos jóvenes que aportan sus conocimientos generales de sus experiencias y soñaron un documental con actores del escenario más difícil de todos, las tablas de la propia vida y sus desafíos.

La aventura sigue, es esto sólo el principio…

Se pueden contactar con ellos a través de su pagina de Facebook Espejo Audiovisual o por mail a espejoprodaudiovisual@gmail.com

"Algunas de las expectativas que tenemos con este proyecto desde lo personal es terminar con la hipocresía de hablar de un mundo mejor y no hacer nada por ello, llenar el alma, trascender, crecer, aprender y poder después seguir ayudando con el ejemplo de lo aprendido. Para esto creemos que algo muy importante es vencer ese miedo que te hace quedar cómodo en casa y ponerle me gusta desde Facebook a esas frases espirituales que hablan de cambiar el mundo, pero que nunca lo van a cambiar, porque necesitan de tus energías, no de tu simple aprobación como espectador."

“Fue tremendo tener de repente una rapera, un muralista tatuado y una monja, entonces si todos desde cada lugar que le corresponde a uno, puede mejorar el mundo, podemos llegar a cualquier persona y ayudar”

La fuerza de ellos nació ganando un concurso sin herramientas, y se dieron cuenta que quien sueña, puede.

Y vos ¿Qué estás haciendo para cambiar el mundo?

Por Martín Falcone

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar