Lucas Quesada: "Prefiero poder saludar a la gente en la calle y decirle si algo se puede solucionar o no”

 

Cálida mañana de primavera, con el reflejo del sol que no alcanza a quemar, espera sentado nuestro invitado. Un hombre de distrito, de amigos, de sonrisas. Un hombre que apenas uno llega, te pregunta por tu padre, por tu familia, por cómo estás vos. Lucas Quesada es el vice del Ente Autárquico Turismo de la provincia, fue candidato a Intendente en las últimas elecciones y hoy, se sentó a conversar con nosotros con un café de por medio, como siempre, en Casa Alvear.

Cerca de las once, su historia familiar cobra vida: “Yo nací en Las Paredes el 12 de julio de 1979, en una familia laburadora, mi viejo toda la vida trabajó, de familia camionera y mi vieja ama de casa, ahí crecí, en el distrito, hice la primaria, secundaria, todos mis amigos, todo en Las Paredes. Fueron momentos muy lindos, incluso jugué al fútbol en el club Las Paredes, me divertía, tenía todos mis conocidos, y sigo viviendo ahí como mi abuelo también. Es un distrito que me ha cobijado” expresa un radical de sangre. ¿De qué jugaba Lucas? Porque no ibamos a dejar pasar por alto esa pregunta, “jugaba de cinco, no muy bueno, pero me las arreglaba, jaja”.

Estudió técnico en turismo y luego hizo la licenciatura. Y hoy en día trabaja por y para el turismo de la provincia mendocina, donde sin lugar a dudas el turismo es una de las actividades más fuertes.

¿Cómo ha pasado el tiempo en Las Paredes?

"Siempre fue muy difícil vivir en los distritos, y tal vez Las Paredes es cercano al centro. Pero había problemas de movilidad, no llegaban los servicios, siempre fue todo a pulmón. Ir en bicicleta a la escuela porque el colectivo no pasaba a horario. Calefacciones con estufa a querosén. Circunstancias que se dan a medida que pasa el tiempo. Actualmente ha crecido, hay mucha gente que vive permanentemente en Las Paredes porque hoy la distancia se ha acortado mucho y creo que es un distrito con mucho potencial aún para dar”.

En verano, en invierno, prácticamente todo el año algún movimiento turístico hay, claro que las temporadas fuertes son un ingreso destacado para quienes “viven” de esto. ¿Alguna vez Lucas se imaginó San Rafael sin el turismo?

“Uf, la verdad es que no he pensado en eso, pero la realidad es que la economía del sur se maneja mucho en relación al turismo. Las divisas que deja son muy importante, y no solo de forma directa, sino también para el que trabaja indirecto con esto, como una farmacia, como una despensa en la esquina, como una gomería. No me imagino un San Rafael sin turismo, seguramente hubiéramos buscado producir por otro lado, pero es una pieza clave de nuestra ciudad y del sur provincial”.

Ya lo dijimos, Lucas es un “tipo” sociable, lo saludan, él saluda, genera a su alrededor un ambiente amigable y él lo sabe, incluso lo ve cómo algo inalienable a su ser. “Hasta el día de hoy, mi hobby, algo que me encanta, es juntarme a comer con mis amigos, con mi familia, con la gente que quiero. Ese es mi hobby, almorzar un domingo con toda la familia, cenar un jueves con los amigos, comer una asado, una picada, una empanada, lo que sea, charlar, conversar, eso me gusta, divertirnos. Me encanta disfrutar esos momentos”.

La política es un arte, es una pasión, es un trabajo que no se inventó para tibios y que muchas veces desde jóvenes se descubren los perfiles políticos en las personas. “En la secundaria, yo trabajaba en una farmacia y mi jefe estaba vinculado a la juventud radical. Hicieron una reunión y fui, me gustó, empecé a participar de a poco entrando en la vida cotidiana de la política”.

¿Y qué significa ser radical?

“Hoy ser radical representa la historia, tenemos 125 años de historia como partido, donde ha habido dirigentes que han dejado sus huellas, y como pasa en todos los partidos, dirigentes que han hecho bien y otros que han hecho mal las cosas. Pero tenemos esos personajes históricos y nobles como Alem, Irigoyen, que nos han dejado la enseñanza de humildad, de ser personas honestas, transparentes y eso la gente cada día lo valora más en la política. Prefiero poder saludar a la gente en la calle y decirle si algo se puede solucionar o no”.

Caminar, y hacer política entre esas caminatas, ha sido uno de los estilos de Lucas Quesada en los últimos años, recorriendo barrios, recorriendo vecinos y escuchando que tienen ellos para decir, “lo nuestro era en la calle, caminar para aquí, para allá, en todo San Rafael y mucho más en las Paredes” expresa con seguridad, porque en la calle está la verdad.

¿Te imaginabas llegar a ser candidato a intendente, tenías esas ambiciones?

“No, yo arranqué muy tranquilo, con mucha vida social, tratando de ayudar con lo que sea, porque me gusta ir a los lugares, a charlar con los chicos, pero nunca lo pensé por un lado de buscar un cargo puntual, las circunstancias se fueron dando con el paso del tiempo”

“Yo tengo lo mío, mi negocio y puedo no vivir de la política, creo que cada persona de la política también debería tener lo suyo privado, para no generar esas ambiciones políticas. Yo quería ser intendente de San Rafael, pero porque creo en mejorar lo que tenemos y continuar con lo que está hecho también. Alfredo Cornejo está haciendo bien las cosas y eso nos hace estar bien parados en estos momentos, tuvo muy buenos gobiernos como intendente y ahora está arreglando una provincia que quedo muy mal parada en los últimos años”

¿Qué hace el segundo del turismo en la provincia en su tiempo libre?

“Trato de informarme mucho, trato de saber que pasa y ahora he tomado una rutina que es hacer algo de deporte, salir a caminar, ir al gimnasio, algún trote en mis tiempos libres, un sábado salir a caminar y eso te distrae, te abre la cabeza, te olvidas del trajín del día a día”

Fueron treinta minutos de charla, de anécdotas, de un camino en la vida de alguien que te pregunta primero por cómo está uno, antes de contar sobre su vida.

“Hay que tener fe de que las cosas pueden mejorar, hay que estar preparados para que las cosas sean buenas y uno mismo transforma las cosas para bien o para mal, siempre hay que sonreírle a la vida, porque la vida es corta, los años se pasan volando y hay que estar tranquilo, sabiendo que siempre hay problemas, pero hay que ser fuerte para solucionarlos, la vida es corta, valoremos cada momento”. Cada momento, como esta entrevista, como cuando uno se puede sentar a conversar con alguien, sobre la vida, sin olvidar que al fin y al cabo, eso es lo único que nos vamos a llevar.

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar