Daiana Rojo y su punto de partida al mundo de los libros

 

Suena el despertador y uno lo pospone. Como posponemos los sueños, las reuniones de amigos y las visitas al médico. La mañana pesa porque aún queda el resto del día por delante. El trabajo, las obligaciones, los objetivos, el sistema mismo. Y la pasión se nos apaga con el pasar del tiempo si no despertamos con el único reloj que nos marca lo que verdaderamente importa, nuestro cuerpo.

Daiana Rojo Lucero estudió Ciencias Económicas, trabajó en el Banco Nación pero un día se decidió a volar por sus propios medios ya que nadie le iba a prestar un par de alas para hacerlo. Hoy, presenta su libro en San Rafael, el cual ya fue publicado en España y seguramente con el tiempo ocupará un lugar en el mundo. No importa si grande o pequeño porque en si existir, ya es demasiada cosa.

“No me quiero dedicar a esto, pero voy a seguir haciéndolo porque me gusta”,  cuenta al empezar una entrevista que llenó de luz cada minuto pasado. Punto de Partida fue el nombre que eligió para los veintiún cuentos cortos que escribió. Hablan del amor y su importancia, pero no el amor de la tele, sino el que todos deberíamos tener con nosotros mismos. Con nuestras mentes.

“Todavía no caigo” expresa, dejando entrever que lo que empezó como un simple hobbie, se transformó en una realidad literaria. Esta presentación del libro no tiene fines comerciales, sino más bien de completar un camino que comenzó con dudas, como todos los caminos, pero que termina con verdades en su corazón. Ella quiere servir, porque así lo siente al ser parte de una sociedad, de la sociedad en la que hoy vivimos.

Sonríe, recuerda, escucha. Una entrevista que se convierte en charla a los pocos segundos y no parece haber un grabador prendido. Daiana es así, alegre, elocuente y expresiva.

Pero todos hemos sido parte alguna vez de esa crisis que parece exigirnos a gritos desaparecer del sistema, o al menos del sistema que nos toca jugar. Dejó “todo” y se fue de viaje, algo que toda la vida quiso hacer y tras luchar por generar herramientas que se lo permitan, armó mochila y partió.

 

 

De San Rafael a Barcelona, de España a la India. Aprendió a meditar con el enorme beneficio que la tecnología nos permite hoy y a través de esa práctica descubrió que no siempre es nuestra voz la que habla, sino más bien el cuerpo. Así lo explica ella, “el cuerpo es nuestro templo, es importante estar presente y saber escucharlo” y con el tiempo, esas voces internas que merodean nuestras cabezas, para ella fueron los trampolines a vivir la aventura de otra manera.

 

“Estoy orgullosa de la vida que llevé hasta el día de hoy, de la vida que estaba llevando. Yo me peleé con el sistema pero no con la gente. Deje esos lugares, esos trabajos, de la mejor manera. Gracias a ese pasado soy quien soy ahora”.

 

Los desvelos muchas veces nos invitan a preguntarnos quiénes somos, a qué vinimos. Para ella, su misión es estar al servicio del otro y descubrió que en el lugar donde estaba no lo estaba haciéndo. El libro que presenta, busca motivar y repercutir en esa crisis que muchos pueden tener, incluso en este preciso momento. “Es un libro de crecimiento y conocimiento personal. Cuestiona y deja abierto a que cada uno sea lo que desea ser y hacer”.

Punto de Partida es una expresión de arte y Daiana piensa que cualquier expresión o comunicación que cobre vida, es una forma de hacer “terapia”, incluso muchas veces mejor que la terapia que todos conocemos.

A través de su viaje, no solo fue escribiendo cada palabra que completa el libro, sino también fue conociendo y experimentando emociones que todo ser humano lleva por dentro. “Allá me hice amigo de un africano, sabes qué… nos dolían y movían las mismas cosas”.

 

“Creo que podemos vivir de lo que amamos, cueste lo que cueste. ¿Por qué no pintar, por qué no el arte, por qué no? Si uno lo hace para expresar, para un fin común, para ayudar, va a funcionar. Algún día se va a caer eso de tener que trabajar todo el día, toda la vida, en algo que uno no disfruta. El mundo necesita gente coherente, la gente quiere gente coherente, cada vez más se elige lo que uno realmente quiere elegir, todos estamos siendo más coherentes con nuestras pasiones y hay que aprovechar lo que viene, que creo es algo muy bueno”.

 

Éste es su primer libro, planea seguir escribiendo pero no se presiona con lo que significa ser “escritora”. “Si llega a algo más, quiero que sirva para algo también, destinado hacia un lugar que sirva, no que sea con fines comerciales. Quiero que la gente lea el libro, que sirva y ayude como me ha pasado a mí cada vez que he necesitado algo. La gente me ha ayudado mucho”.

Ella se peleó con el sistema, no importa cuál, no importa por qué ni cómo. En vez de rendirse, decidió seguir a paso firme. Ella no quiere que compren el libro simplemente, desea que lo lean y presten para que alguien más lo lea. Quiere que sirva, que ayude. Por sobre todas las cosas quiere que entendamos que somos los actores principales de nuestras vidas y que nunca será tarde para cambiar el rumbo del camino si no nos está llevando al destino que anhelamos.

Aprender a escuchar nuestro cuerpo, nuestros problemas como puentes entre lo que estamos haciendo y lo que podemos hacer. Vivir junto al cambio inevitable del paso del tiempo y como ella dijo “ser fuerte contra lo que se viene en contra”.

 

Me pregunto cuántos libros estarán durmiendo aún porque su autor no se anima a despertar la pasión que corre por cualquier vena.

 

 

La presentación será a las 20 horas en Mirabolán, ubicado en Chile 369. Las historias de Daiana se pueden leer en su web www.estarbienvivo.com y por el momento, para conseguir el libro pueden ingresar al siguiente link: PUNTO DE PARTIDA

 

 

Por Martín Falcone

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar