Diversidad

Crearon una guía de recomendaciones para la atención de niñeces trans y no binaries

diversidad

Crearon una guía de recomendaciones para la atención de niñeces trans y no binaries

El material publicado por el Gobierno nacional ofrece pautas para una atención integral de la salud que respete la diversidad de género, sexual y corporal.

Por Ojos De Café

02/07/2021

El Gobierno publicó una guía con pautas para una atención integral de la salud de niñeces y adolescencias trans, travestis y no binaries (TTNB). Las recomendaciones apuntan a evitar situaciones de violencia institucional, que se sostienen todavía en prejuicios y desinformación. ¿Qué dice el documento?

El texto “Recomendaciones para el Acompañamiento de la Salud Integral de Niñeces y Adolescencias Trans, Travestis y No Binaries” fue elaborado por las direcciones de Géneros y Diversidad, Adolescencias y Juventudes, y Salud Perinatal y Niñez, y también contó con la participación de madres y padres de niñas, niños y adolescentes trans. Se realizó en consonancia con la Ley Nacional N.°  26743 de Identidad de Género e indica una serie pautas para garantizar “el respeto y reconocimiento de la diversidad de género, sexual y corporal”.

La guía

El documento señala la necesidad de que se reconozca a las niñeces y adolescencias trans, travestis y no binaries “como personas sujetas de derechos”, merecedoras de “un trato digno”. Para ello, es importante trabajar para “despatologizar la mirada y asumir que no hay nada que tutelar, normativizar ni curar en relación a las identidades de género”.

En la medida en que estas chicas, chicos y chiques expresan sus procesos de construcción identitaria, pueden emerger en el entorno y/o la familia estados ligados al desconcierto, el temor, la culpa o la angustia, producto del desconocimiento en relación a las identidades trans. Por eso, la presencia de entornos de escucha y acompañamiento resulta fundamental para que niñes y adolescentes TTNB puedan llevar adelante procesos de construcción, expresión identitaria y transición saludables, centrados en su vivencia interna y singular, advierte el documento.

La guía enfatiza en que no se trata de “patologías, anormalidades o incongruencias”, sino de “vivencias legítimas, y formas de expresarse y nombrarse heterogéneas, fluidas y cambiantes”. En función de esto, se requiere “evitar juicios de valor”, poner en práctica “una escucha atenta y sin prejuicios” y respetar los tiempos de quienes consultan y/o sus acompañantes.

Respecto de la atención en salud sexual y reproductiva, se afirma que es clave escuchar y tener en cuenta “las expectativas y necesidades particulares para una vivencia de la sexualidad cuidada y placentera”. Si bien la incomodidad con la corporalidad afecta a todas las personas, la presión social “impacta particularmente en las personas TTNB”, por lo que es necesario prestar atención a “aquellas que quieran modificar o intervenir su corporalidad”. Para ello, resulta central que “el equipo de salud conozca las diferentes opciones y técnicas” y que se respete que, según la normativa vigente, las personas TTNB “son quienes consienten siempre” y que el asentimiento es solo “el acompañamiento de la decisión de la persona titular del derecho” cuando se requiera.

En cuanto a recomendaciones de prácticas básicas, el texto indica preguntar cómo quieren se les nombre, utilizar el nombre de pila y los pronombres de su elección e indicarlo en todo instrumento de registro, coincida o no con el del DNI. Para llamar en público, utilizar el nombre de su elección o llamar por el apellido.

La guía indica que se debe respetar la construcción identitaria de cada persona sin imponer mandatos de género, expectativas propias, de las familias y/o acompañantes, y no ampliar el interrogatorio ni indagar en torno a aspectos vinculados a la identidad de género y/o la corporalidad cuando la consulta no lo requiera.

También se aconseja incluir en todo instrumento de registro, es decir, planilla de turnos, historia clínica, certificados, expedientes, etcétera, únicamente el nombre expresado, coincida o no con el que figura en el DNI.

Frente a situaciones de discriminación, es importante que el equipo articule con los ámbitos implicados. Si en la atención queda expuesta la vivencia de situaciones de violencia que ponen en riesgo la integridad de niñes y adolescentes, los equipos de salud deben dar intervención a los organismos de protección pertinentes y propiciar el abordaje de la situación de vulneración.

 

(Foto: Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidades).-

 

La presentación del documento se realizó el 30 de junio. En ella, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, afirmó: “Hay una mirada de la salud que desde el principio tenía esto entre sus objetivos, que venía dando respuesta a cambios en la sociedad y a luchas por derechos que ya estaban desencadenadas. Entendimos que la responsabilidad del Estado era dar respuestas con la mirada más inclusiva posible. También hay que acompañar a todo el entorno familiar de estas niñeces y adolescencias en estos cambios y en estos procesos“.

Por su parte, la ministra de Mujeres, Géneros y Diversidades, Elizabeth Gómez Alcorta, destacó: “No es casualidad que hagamos esto en el Mes del Orgullo y que hace menos de una semana hayamos logrado la sanción de la Ley de Cupo Laboral Travesti/trans. Estas recomendaciones tienen un encuadre de derechos humanos que reconoce la diversidad, es una guía muy hermosa que sitúa cada posibilidad de intervención con una mirada integral”.

 

Fuente: Télam 

Te puede interesar

Desarrollado por Gorillasite