Política

Alertan que congelamiento de precios es una `señal negativa` a inversores

Nacionales

Alertan que congelamiento de precios es una `señal negativa` a inversores

Por Mirta Fernández, PERFIL // Para analistas, la medida es un mensaje "contradictorio" cuando el gobierno busca llevar certidumbre a inversores, y afirman que "empeora el clima de negocios".

Por Ojos De Café

18/10/2021

El congelamiento de precios hasta el 7 de enero para 1.247 de productos de consumo masivo que impulsa el secretario de Comercio Interior Roberto Feletti es una “señal negativa” para los inversores y “empeora el clima de negocios”, según advirtieron economistas y analistas de mercado consulados por PERFIL.

Además juzgaron que es una “señal contradictoria” cuando el presidente Alberto Fernández mantuvo un encuentro con empresarios en busca de un acercamiento, y simultáneamente el ministro de Economía, Martín Guzmán y el jefe de Gabinete, Juan Manzur, se reunieron en Wall Street con fondos y tenedores de bonos donde buscaron mostrar unidad y transmitir certidumbre sobre el rumbo económico para atraer inversiones

El analista financiero Christian Buteler aseguró que la amenaza de aplicar la ley de Abastecimiento y un congelamiento de precios “no son señales buenas para el mercado”, y sostuvo que en un escenario de inflación de más 50% anual y escasez de reservas primero el gobierno “tiene que normalizar la macro para poder buscar inversiones seriamente”.

“Las medidas no van a ser para nada positivas, es una mala señal (a inversores) aunque creo que apuntan más hacia el propio descontento interno de algunos sectores del gobierno” evaluó Buteler, quien remarcó que Guzmán “de hecho no salió a respaldarla ni hizo mención a esta herramienta” porque él “sabe que no pasa por ahí el control serio de la inflación”.

A su vez, el director de Eco Go, Sebastián Menescaldi consideró que la medida genera “una señal contradictoria para los inversores, cualquier persona que quiera invertir en Argentina pero piense tengo que producir algo pero que ese precio puede estar congelado, y no lo va hacer, va a esperar un poco más”.

Por otra parte, el economista estimó que “en el mediano plazo estas medidas las van a tener que cambiar si quieren hacer un acuerdo con el FMI, estos controles vuelan cuando uno hace un programa con organismo internacional”.

De igual mirada, la consultora LCG fustigó que “la desprolijidad es nuevamente notoria en estos días; mientras una parte del gabinete se reunió  en Wall Street para convencer de que Argentina va por un rumbo de racionalidad, la otra amenaza con aplicar las leyes de abastecimiento y precios máximos que son tan poco novedosas como ineficientes”.

En sintonía, el director de Ecolatina, Federico Moll coincidió en que la medida es “pésima señal porque lo primero que quieren los empresarios e inversores es algún tipo de certidumbre respecto al retorno de sus inversiones”.

“Si lo que decis por un lado es que vas a respetar instituciones, respetar la libertad económica, y por otro lado pones trabas a los precios relativos, es difícil que el mensaje termine de impactar”, reflexionó.

Moll objetó: “No podes decir que necesitas más inversiones y al mismo tiempo trabar la evolución de los precios a los cuales las inversiones se repagan .Ahí se genera un nivel de incertidumbre muy alto. Y el empresario no va hacer inversiones si no sabe cuál va a ser el retorno”.

De igual mirada, el economista Camilo Tiscornia concordó que el gobierno da mensajes “contradictorios”

“El gobierno es una contradicción andante. A los empresarios el presidente Fernández le dice lo que quieren escuchar, que necesitamos crear empleo a partir de los planes sociales, y al mismo tiempo pone a Feletti a controlar los precios, y restringen el pago de importaciones”, cuestionó.

Por su parte, un análisis de EconViews planteó que “estos controles de precios es claro que siguen empeorando el clima de negocios y hacen cada vez menos atractiva la inversión en la Argentina”.

“Si hay poca inversión no será exclusivamente culpa de esta política, pero ciertamente no ayuda. Las políticas de congelamiento agregan más ruidos que beneficios”, advirtió.

En este contexto, la consultora aseveró que “para pensar un plan anti-inflacionario se necesita convencer al mercado que la emisión monetaria que viene será bastante menor que el ritmo actual y que habrá un plan económico consistente lo antes posible”.

 

 

Fuente: Perfil 

Te puede interesar

Desarrollado por Gorillasite