Rodolfo Suarez se resiste al toque de queda de 23 a 6 que quiere Alberto Fernández

 

Luego de una larga reunión que se extendió durante más de dos horas, el presidente y los gobernadores acordaron la necesidad de instrumentar la medida para bajar el ritmo de contagios. Sin embargo, los mandatarios provinciales pidieron que las medidas sean acordes a su realidad sanitaria.


Tal como se esperaba, este miércoles el presidente Alberto Fernández les propuso a los gobernadores implementar en todo el país un toque de queda entre las 23 y las 6 para disminuir el ritmo de contagios que preocupa a las autoridades nacionales. La medida fue bien recibida por algunos mandatarios pero otros pidieron que no se imponga una norma general y que se tenga en cuenta la realidad sanitaria de cada jurisdicción. Entre ellos estuvo el gobernador Rodolfo Suarez.

Para el mendocino el toque de queda fue una medida efectiva que Mendoza aplicó en los peores meses de la pandemia. Pero entiende que en este momento, con el nivel de casos que hay en la provincia, no se justifica una determinación de esas características.

Y se lo hizo saber al presidente durante la conferencia virtual que mantuvieron esta mañana. Allí explicó que en Mendoza el porcentaje de ocupación de camas oscila el 35% y la situación está lejos de ser crítica. Además, el ritmo de contagios no se ha disparado al nivel que se vio en otros puntos del país.

Con esos argumentos expresó que está de acuerdo con la importancia del toque de queda pero que aún no es momento para que se aplique en Mendoza. Sobre todo teniendo en cuenta que esa medida tiene un impacto económico directo en actividades como restaurantes, bares y salones de eventos que se verían perjudicados si se implementa un límite horario.

Por este motivo, el mandatario provincial remarca que se está siguiendo día a día el porcentaje de ocupación de camas y otra variable como es el porcentaje de positividad de los testeos de PCR que se realizan. En Mendoza entienden que sólo si esos datos se dispararan debería aplicarse el toque de queda sanitario.

Incluso, Suarez fue el primer mandatario en aplicar el toque de queda en el país. Lo hizo durante los meses más duros de la pandemia, cuando se restringió la circulación desde las 23 hasta las 5.30 en las calles de la provincia. Luego, cuando comenzó a mejorar la situación sanitaria extendió el horario hasta la 1.

 

 

Al igual que Suarez, otros gobernadores pidieron flexibilidad a la hora de fijar los horarios del toque de queda y que la norma no sea general para todas las jurisdicciones por igual. Es decir, que no se fije un toque de queda nacional sino que se permita que cada gobernante disponga en relación a la situación que atraviesa su provincia.

"El presidente escuchó el punto de vista del gobernador de Mendoza y esperamos que sea tenido en cuenta", manifestaron desde el entorno del mandatario mendocino. Sin embargo, la palabra final la tendrá Alberto Fernández.

Una de las posibilidades que se barajan es que el presidente emita un decreto nacional y fije un toque de queda para todo el país, pero con libertades para que los mandatarios provinciales determinen los horarios.

"Es una de las opciones", reconocen quienes participaron de la reunión. Por ejemplo se habla de que en Chaco permitirían que los bares abran de jueves a domingos hasta las 2 de la madrugada. 

 

 

Fuente: MDZ Online  // Foto portada: Archivo 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar