Poke: La pasión como motor de movimiento

 

El sábado pasado, en el Wake Park,  se presentó el tráiler del cortometraje que estará saliendo aproximadamente  por el mes de abril. Una historia de vida, un sinfín de objetivos conseguidos y otros por conseguir, pero siempre con un motor de movimiento: la pasión por el deporte.

“Para mí el deporte es como un estilo de vida, antes del accidente ya lo hacía y después fue lo que me ayudó a seguir superándome. Tanto el wake como el ski en la nieve y algunas cosas que voy haciendo eventualmente como el Penta, son desafíos muy importantes”, mencionó Poke.

Desde los seis años, el deporte se transformó en una pasión, en ganas constantes de estar arriba de una tabla, sintiendo adrenalina y buscando cosas nuevas. Los esfuerzos fueron marcando un camino, otorgando logros y haciendo superar objetivos. Pero siempre con una misma condición, disfrutar.

Tiempo después, se pondría sobre la mesa un gran desafío, un accidente le hizo, a Poke, tener que cambiar las formas de hacer deporte. Sí, solo cambiarlas. “Después todo fue un poco difícil, no me imaginaba poder volver a esquiar, estaba todo en una nube”, comentó. Sin dudas las circunstancias supusieron un volver a empezar y readaptarse, pero fueron las mismas ganas inquietantes de vivir el deporte y subirse a una tabla las que hicieron que hoy haya corrido los paraolímpicos en Canadá, Penta y vuele en el wake y también los skies. “Empecé a investigar y averiguarme cosas y se fue dando de apoco. Fueron gratos momentos los que me ha dado el deporte y siempre haciéndolo por gusto, no por querer llegar a competir”, expresó Martínez sin lugar a dudas.

De esos gratos momentos, además de alegría y ganas de más, también devinieron amigos. Uno de ellos es Ari Werthein, quien “con su familia siempre estuvieron a disposición después de mi accidente”. De esa amistad surgió la idea de rodar un cortometraje contando la historia de Poke, las idas y vueltas y también poder transmitir la pasión con la que desliza arriba del wake, los skies o lo que tenga que hacer. “Ary vio un documental con una historia parecida a la mía” y eso también hizo un poco prender la lamparita para el cortometraje.

El audiovisual narra cómo empezó todo, el contacto con la nieve a los 6 años y todo lo que eso significó en un futuro, la familia, la doble temporada en Las Leñas hasta el accidente y el día a día.

Hoy y como siempre, con la mente a full, pensando en lo que viene y con ganas de más, Poke sigue con la suya, disfrutando cada tarde en el wake y todos los gratos momentos que le dé el deporte. En busca de otras cosas y solo por amor, por pasión al deporte.

“Mis amigos me dicen que por ahí se transmiten esas cosas, que se genera motivación. Pero nunca me doy cuenta de eso porque yo voy haciendo la mía, hago lo que me gusta. Obvio que genera cierto orgullo cuando alguien la está pasando mal y esto le sirve y le ayuda de algo”, finalizó.

Por: Lucas Escobedo

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar