Nadir Yasuff, responsable de La Cámpora, sobre el 24 M

 

En Ojos de Café consideramos importante para la sociedad el intercambio de ideas, la posibilidad de difundirlas, y la exposición de todas las voces. Generar entrevistas con los protagonistas muchas veces es una forma de conocer las opiniones sobre el presente, el pasado y también el futuro. Presentaremos a lo largo del tiempo a los diferentes actores sociales dar un mensaje a la comunidad.

En este caso, sumado a la importancia de la fecha, 24 de marzo, Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia, escribrimos las palabras que nos dejó el responsable de La Cámpora en San Rafael, Nadir Yasuff.

-¿Qué significa el 24 de marzo?

-El 24 como fecha es importantísima en términos históricos porque significa una reparación política a una lucha histórica, lucha que fue pacífica, por justicia que fue lo que hicieron las Madres y las Abuelas, desde el 76´ en adelante. Lucha contra impunidad  del Terrorismo de Estado.

Además, significa un llamado a la reflexión, que a partir del año 2005 el Estado le realiza a la ciudadanía, concentrando en un día –por demás representativo- el reconocimiento a años de lucha, a una generación que exterminaron por su participación y compromiso político, y a la que sobrevivió se la lleno de miedo para alejarla de los ámbitos de participación. Por eso es muy importante que hoy podamos estar recordando, marchando con todas las actividades que se han desarrollado. Sobre todo, en el contexto en que se cumplen éstos 40 años, con la visita de Obama, que es muy complicado de digerir.

-¿Creés que hay una intencionalidad o es una casualidad?

-Es difícil creer en las casualidades definitivamente, es por lo menos inapropiado, no es el mejor momento para venir, se podrían haber elegido 364 días más, sobre todo porque EE.UU. no es un país más, cualquier presidente puede venir, pero el rol de Estados Unidos en la dictadura fue decisivo. El Plan Cóndor fue engendrado en Estados Unidos, en la agencia de inteligencia de ese país. No es un país más. Ello sumado con el retorno al mercado financiero, al endeudamiento, someterse otra vez a las imposiciones del crédito internacional, al FMI, un gran retroceso para nuestra soberanía.-

Igualmente, y lamentablemente, no me sorprende en absoluto la postura del Gobierno actual ante Estados Unidos, era parte de lo que llamaron la “campaña del miedo”, hoy es la “realidad del miedo”, lo que significa un motivo más para estar firme, marchando, recordando, sosteniendo lo que significaron las luchas, los sueños y deseos de justicia que tenían aquellos compañeros y que en esa fecha comenzaron a truncarlos.-

-¿Qué es La Cámpora?

-La Cámpora como espacio político es lo más representativo de la vuelta de la juventud a la política, eso en términos generales. La Cámpora es la reaparición de la juventud en la política, la posibilidad de pensar un espacio amplio de la militancia, recuperando algunos valores que se consideraban perimidos, a partir de conceptos claros, concebir a la política como herramienta de transformación, esa es visión de política y la razón por la cual nos volcamos a militar, nos volcamos a fin de poder cambiar algo, para que sea más justo, para que la gente no tenga necesidades, con esas ideas bases que son propias del Peronismo, la justicia social -la independencia económica y soberanía política- es que empezamos a organizarnos, como toda fuerza necesita de organización, es lo que uno siempre anhela y se consigue trabajando.

La principal característica es la territorialidad, es justamente una característica nuestra que no nos dedicamos a pasear por radios ni por programas ni nada, de hecho es la primera vez que viene un medio a preguntarnos por lo que hacemos. Lo nuestro ha sido de puerta a puerta, de cara a cara.-

.¿Cuántas personas forma parte de La Cámpora en San Rafael?

-No sé si corresponde cuantificar a la organización, lo que sí es importante es que es un grupo grande, convencido, que estamos desde hace cinco años militando por compromiso, por convicción, por ideales. Pero no me gusta cuantificar, son los primeros pasos de una generación que se introdujo en la política, que va ocupando espacios, se los va a ganando a fuerza propia -como lo dice el libro- y que tiene proyección, que es lo que más molesta, una proyección en términos políticos, generacionales y de preparación, entonces eso molesta a todos.  Es ese nuestro potencial y las ganas que tiene la juventud, lo que nos caracteriza son las ganas, los errores se cometen lógicamente pero hay una clara convicción de hacer las cosas bien y sobre todo de hacer.

-Mencionaste la corrupción como herramienta para debilitar gobiernos populares, ¿qué opinión tenés del presente, de lo que se está viendo y de lo que se habla en general?

-Argentina está viviendo una puja muy fuerte, a partir de una iniciativa político - ideológica del  gobierno que plantea volver a un esquema de país para pocos, y eliminar la discusión que se vino dando los últimos 12 años por lograr un país  para todos.-

Lo que se ve es una intención clara de esmerilar logros, esmerilar a un movimiento que siempre tuvo como objetivo mejorar la calidad de vida de los argentino, con sus aciertos y con sus errores, lo que no se puede negar es que siempre se adoptaron medidas en beneficio de las mayorías. Han quedado cosas pendientes eso es indiscutible porque mientras haya alguien que no tenga que comer, que no haya satisfecho sus necesidades, en algo se falló, algo falta, y justamente lo que nos preocupa es que el camino para resolver las cuentas pendientes no es el que ha adoptado el gobierno de Mauricio Macri.-

Lo que ésta sucediendo no es nuevo. Es casi sistemático y se vienen dando en toda la región, esto de plantear la cuestión de corrupción como un asunto exclusivo de los gobiernos populares. Maduro, Dilma y demás, es el mismo método o mecanismo, una gran participación de los medios de comunicación, como grandes generadores de consenso, como formadores de opinión -lo que se suele decir como “Estado interpretado”- y la participación de los poderes económicos en conjunto con el Poder Judicial como los grandes elaboradores de la desestabilización, utilizando la corrupción como principal elemento de consenso ciudadano, esto no es para nada nuevo, esto lo escribió Frondizi –lo traigo a colación porque en éstos tiempos se suele traer su ejemplo con frecuencia-, él ya hablaba de la corrupción como elemento para debilitar gobiernos populares con ejemplos históricos concretos.

Y esto es lo que permite inferir que responde a un plan concreto sobre la región, para recuperar la hegemonía perdida en los años anteriores.

-¿Qué tiene que hacer el ciudadano común para cuidar la democracia?

-

En éste sentido, es cuando toma relevancia tener presente nuestra historia, y toma relevancia lo que significa conceptualmente cuando hablamos de “Memoria, Verdad y Justicia”, como forma de cuidar lo logrado y no retroceder en los derechos y las libertades como valores individuales de los Derechos Humanos, porqué sin derechos no hay democracia.-

En particular, creo que lo principal es comprometerse con lo que nos rodea, la forma de cambiar lo que está mal es participando, es saliendo de los esquemas de comodidad, los ámbitos de confort, es participando en el espacio que sea, esto va a dar calidad democrática, mejorar lo que tenemos. Es un compromiso que tenemos que asumir como generación, la responsabilidad es nuestra, los que se han equivocado se equivocaron y la responsabilidad de mejorar y no cometer los mismos errores es de nosotros. Por el lado que a cada uno le corresponde, por ejemplo del lado de la prensa siendo independientes y manteniendo la pluralidad de voces, desde el lado de la dirigencia política concibiendo la política como una verdadera herramienta de transformación y lejos de las ambiciones personales o como medio de ascenso personal. Repito, estoy convencido, que la obligación es nuestra como generación, y la participación es el medio fundamental para mejorar lo que hoy presenta deficiencias.

Y en éste sentido, la participación viene de la mano de la discusión de ideas. No creo en la grieta, en absoluto, creo que ésta posición en la que colocan a la discusión es muy perjudicial para la democracia, la grieta es una construcción contemporánea para esconder detrás de ella la existencia de intereses contrapuestos, y así eliminar la discusión política, hay diferencias, siempre las hubo, los que tienen mucho y quieren más, y lo que no tienen y quieren tener algo alguna vez. Bueno, esas diferencias, esas diferentes realidades, van a existir siempre porque son históricas pero ahora lo que quieren es que no se discutan más esas diferencias, que se admitan mansamente, como sí tiene que ser así: “los pobres, pobres y los ricos, más ricos”.-

Nadir Yasuff, abogado, responsable de La Cámpora

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar