La mina Potasio Río Colorado ya es de Mendoza y hay interés de China y Suecia para explotarla

 

Suárez y la brasileña Vale firmaron el traspaso a la Provincia de la mina y todo lo que había allí. El plan es abastecer el mercado nacional.


El Gobernador, Rodolfo Suarez se reunió ayer jueves en Buenos Aires, con los representantes legales de la empresa VALE, para firmar la transferencia definitiva de la mina Potasio Río Colorado a la provincia de Mendoza. Lo hizo junto al ministro de Economía y Energía, Enrique Vaquié y el subsecretario de Energía y Minería, Emilio Guiñazú.

El acuerdo firmado “abre muchísimas posibilidades para llevar adelante la explotación de potasio. Vamos a salir a buscar socios en el mundo. Esto va a generar mucho empleo, pero sobre todo mucha riqueza para la provincia de Mendoza”, destacó el mandatario al asegurar que “sin lugar a dudas, este es un día para celebrar”.

Suarez explicó que el paso que sigue es enviar a la Legislatura un proyecto de ley para refrendar el acuerdo alcanzado con VALE, dándole transparencia al proceso. Hay que recordar que el proyecto cuenta con todas las aprobaciones ambientales, que fueron votadas y aprobadas casi por unanimidad por los legisladores a través de la ley 7.775 el 11 de setiembre de 2007.

En este sentido, el Gobernador detalló que luego de la aprobación en la Casa de Leyes “podremos comenzar a trabajar en la toma de posesión de todos los bienes y derechos de la empresa”. Además, dejó en claro que “ya hay posibles inversores, de diferentes lugares del mundo, que se han mostrado interesados en el proyecto”.

A modo de ejemplo, citó las intenciones de países como China y Suecia. “Veremos cuál es la mejor opción para Mendoza para que empiece a explotarse esa riqueza que tenemos en el Sur de la provincia”, completó Suarez.

El gobernador Rodolfo Suárez durante la firma de la transferencia.-

 

Cabe recordar que el gobierno provincial, nacional y la empresa no pudieron superar algunos problemas y eso llevó a que la VALE tomara la decisión de paralizar el proyecto en el año 2013.

Desde el gobierno señalaron que con la transferencia “logramos salvar los derechos mineros, rescatamos los estudios y aprobaciones de impacto ambiental y todos los activos físicos, que son 80 mil hectáreas, con todo lo que Vale construyó en la zona".

 

¿Un negocio rentable?

Si bien el traspaso es muy celebrado por las autoridades provinciales, por sus potenciales beneficios para Mendoza y especialmente Malargüe, las preguntas sobre la rentabilidad del negocio del potasio son inevitables.

Con el precio de este mineral en baja en el contexto global, surgen dudas sobre el mercado que puede llegar a tener la futura explotación mendocina. Y por otro lado, si esto aún dejaba alguna ganancia.

Vaquié explicó que “el acuerdo se dio porque estábamos en el momento en el que ambos ganábamos. En Vale estaban cerca de perder el derecho minero y si eso sucedía lo podía agarrar cualquiera, según el Código de Minería de nuestro país: el primero que se inscribía se lo quedaba. Si lo perdían tenían que hacer una serie de gastos para poder irse y nosotros nos quedábamos sin nada”.

Asimismo, como ya se sabe, el proyecto mendocino está bien lejos de las 4 millones de toneladas al año de potasio destinadas al mercado brasileño. El número de 200.000 toneladas no es azaroso y es el resultado del análisis de mercado. Con esa producción podrían abastecer las 90 o 100 mil toneladas que el país importa y con el resto se buscaría saciar la demanda de los limítrofes Paraguay y Uruguay.

“El negocio que vimos es que en el mercado local está a 400 dólares la tonelada y todo eso lo importamos actualmente. Nosotros vamos a salir a intentar sustituir esas importaciones de Argentina y del mercado regional”, estimó Vaquié.

 

 

 

Fuente: MEDIOS // Foto portada: Archivo 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar