La Selección olímpica inició su sueño con un empate con gusto a poco

 

Cuando aún no se acallaron los ecos de la derrota ante Chile en la final de la Copa América Centenario, la inesperada decisión de Lionel Messi de tomarse un paréntesis y el alejamiento de Gerardo Martino como entrenador del seleccionado mayor más los vaivenes propios del desconcierto entre quienes deben conducir a la AFA, hubo tiempo para disfrutar de la primera presentación del equipo que participará en los Juegos Olímpicos. Un amistoso de preparación ante Colombia que sirvió como ensayo futbolístico para coordinar algunos movimientos y darle rodaje a los jugadores tras un puñado de entrenamientos, en los que la mayor preocupación fueron los contratiempos sufridos para poder completar a tiempo el plantel que irá a Río de Janeiro.

Con la presencia de los experimentados Teófilo Gutiérrez (River y Rosario Central pugnan por sumarlo como refuerzo) y Dorlan Pabón (29 años, delantero de Monterrey), Colombia fue un rival tan exigente como ideal en este testeo. Más allá de las circunstancias no deseadas (impedimentos en la cesión de varios jugadores por clubes argentinos y del exterior) que debió afrontar, Julio Jorge Olarticoechea puso anoche en la cancha al que considera el 11 ideal para el debut, el 4 de agosto, ante Portugal.

El Vasco probó con el esquema táctico que tiene en mente, con dos volantes de marca y contención, por delante un tridente de creativos, y solo un referente de área.

Una presión constante sobre el campo rival para ahogar la salida fue el elemento distintivo en el primer tramo del partido. Tanto como las deficiencias para coordinar los movimientos defensivos, que Colombia visualizó y calibró mediante envíos largos para Preciado y Pabón que provocaron un par de sofocones a las espaldas de un nervioso Gianetti.

El oportuno achique de Rulli abortó una clara chance de gol, porque Preciado se tomó un tiempo más de lo necesario y su remate se estrelló en el palo izquierdo. Al toque, otra vez el arquero -muy rápido de reflejos- impidió la definición del delantero, quien al caer se golpeó el hombro izquierdo.

Argentina tuvo una inmejorable opción, algo forzada como recurso, cuando la chilena de Lanzini pasó cerquita del palo izquierdo. Después, Hurtado desvió con su mano derecha un remate franco de Martínez y en el cierre de la etapa Deivy Balanta rechazó ante Calleri -en una jugada combinada entre Angel Correa y José Luis Gómez- y Tesillo sacó con lo justo cuando Calleri iba a definir tras un buen desborde por la izquierda de Lo Celso.

Fuente: Clarín

En el complemento, la sucesión de chances: un buen anticipo pero con el fallido cabezazo de Cuesta, la zambullida de Calleri tras el desborde de Espinoza, el remate alto de Correa y el intento de Simeone que desvió Hurtado. Y a poco del final, la falta desde atrás de Machado a Gómez y el penal que Calleri, con un remate fuerte y frontal, tiró a las nubes. Un empate sin goles, al menos sirvió para tomar confianza.

 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar