El primer equipo de Bauza: un planteo ofensivo con Messi, Dybala, Di María y Pratto

 

Lionel Messi nunca se fue. La herida de la noche del 26 de junio, en Nueva Jersey, empezó a cicatrizar hoy cuando el astro argentino pisó nuevamente el predio de la AFA, en Ezeiza. Más allá de la confirmación del futbolista luego de una reunión con Edgardo Bauza , en Barcelona, verlo trotar fue una especie de respiro, de alivio. Con nuevo look, renovado, con nuevo semblante, Messi volvió a ser el centro de la escena.

Y Messi está absolutamente comprometido en esta nueva etapa en el seleccionado bajo la tutela de Bauza. Llegó al país por la madrugada, descansó algunas horas, entrenó con sus compañeros en la práctica matutina y luego volvió a hacerlo por la tarde con los titulares. Con esto, despejó las dudas acerca de su estado físico, dado que arrastra una pequeña molestia en el aductor izquierdo.

Pensando en el partido del jueves frente a Uruguay, en Mendoza, Bauza ensayó con este equipo: Romero; Zabaleta, Otamendi, Funes Mori, Mas; Biglia, Mascherano; Messi, Dybala, Di María; y Pratto

"Amo demasiado a mi país y a esta camiseta", fue una de las frases destacadas del rosarino en el comunicado que anunciaba el regreso. Atrás quedaba la sentencia que en nuestro país fue prácticamente un tema de estado durante una semana: "Ya está, se terminó para mí la selección". Una decisión que parecía ser definitiva y que inclusive generó un llamado del presidente Mauricio Macri.

Mascherano, su ladero, uno de sus mejores amigos, dejó sus sensaciones: "No tenía idea lo que iba a suceder con Leo. Al final de la Copa cada uno buscó aislarse un poco de todo, reflexionar con lo que íbamos a hacer. Lo que sí tenía claro es que no sería una licencia: o iba a estar o no. O estaba comprometido o no venía nunca más. Creo que tomó la mejor decisión, sería un pecado que él deba prescindir de jugar con esta camiseta por el 'qué dirán'. Sería un pecado y algo muy triste no verlo jugar en otro Mundial. Tendría consecuencias en el equipo y repercusión a nivel mundial. No daríamos un buen ejemplo al resto", aseguró.

El paso del tiempo, una pausa, y las muestras de cariño por parte del público argentino torcieron la decisión del delantero. Algo le quedó claro a Messi en este lapso: en su país lo quieren, y mucho.

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar