¿Quién controla el Bitcoin?

 

El Bitcoin nació en 2009 y lo que en principio sólo parecía un pasatiempo para un grupo de aficionados y expertos en tecnología hoy se convirtió en "el tema" de las finanzas digitales. En apenas un año la moneda pasó de valer USD 753 a superar la barrera de los 10 mil dólares. Y si bien es cierto que ese crecimiento se dio en medio de fluctuaciones (algunas bastante radicales), el Bitcoin fue ganando cada vez más adeptos; aunque los más tradicionales siguen mirando a la criptomoneda de reojo y con desconfianza. Las principales dudas giran en torno a su volatilidad y la idea de que un día, con apenas un click, la burbuja podría pincharse.

¿Quién controla esta moneda virtual? ¿Cómo afectará la manera en que consumimos internet? Sobre éstos y otros temas habló Neha Narula, directora de investigación del área Digital Currency Initiative del Media Lab del MIT, en diálogo con Infobae.

Narula, que tiene una licenciatura en Matemática y un doctorado en Ciencias de la Computación, estuvo en el país para participar de la segunda edición de la conferencia de tecnología Full Stack Tech. El evento, organizado por Mercado Libre, se llevó a cabo el jueves en Tecnópolis.

-¿Cuál es la ventaja de usar criptomonedas?

-Lo mejor de las criptomonedas es que es un paradigma completamente nuevo respecto de cómo hacer pagos y mover el dinero. Así como internet cambió la forma en que transmitimos información creo que las criptomonedas van a cambiar la forma en que movemos los valores. Bitcoin es la primera moneda donde el software estuvo incorporado desde el primer momento, y todas las otras criptomonedas que surgieron después se basan en esa misma idea. Entonces es muy fácil hacer, programar pagos, así como realizar aplicaciones con pagos y crear activos digitales.

-¿Cómo se puede controlar la inflación en este mundo de las criptomonedas?

-La inflación es muy diferente a una moneda tradicional que está respaldada por un país hay un banco central, que tiene banqueros centrales, donde hay gente que controlará la política monetaria e intentará hacer lo que es mejor para la moneda y la economía. El banco central del Bitcoin, si se quiere, es un programa, una cantidad de reglas que algunas computadoras distribuidas en todo el mundo están ejecutando, así que la política monetaria fue programada desde un inicio. Por ejemplo, se determinó que no habrá más de 21 millones de Bitcoins. No se puede superar esa cantidad, está predeterminado así por las reglas del software, así que es un paradigma completamente diferente.

-El precio cambia mucho, varía tanto que en un punto uno puede sentir que tiene algo muy valioso pero, por otra parte, al día siguiente ese valor cambia por completo

-Sí, y eso asusta bastante. El Bitcoin ya superó los diez mil dólares, lo cual es una locura, teniendo en cuenta que empezó de cero. La volatilidad es algo que se reducirá con el tiempo. Tenemos que tener en cuenta que es una tecnología muy nueva. El primer Bitcoin fue minado en 2009. Parece mucho pero tomó tiempo que el software madure, crezca y se vuelva más robusto. Las criptomonedas recién se están volviendo algo cotidiano, la gente está empezando a entender de qué se trata, así que creo que esta volatilidad es parte del incio y con el tiempo, con suerte, el precio se estabilizará y se volverá más fácil de usar y será más confiable.

-¿Quién tiene el control?

-Bueno, la idea es que nadie está en control. Nadie y todos de algún modo, así que las criptomonedas funcionan con la misma idea que hay detrás de la política, la religión u otros sistemas monetarios. No hay necesariamente una persona que está a cargo, sino que hay toda una comunidad, una sociedad que decide llevar adelante este programa o ser parte del sistema y juntos determinan las reglas, cómo funciona este dinero. Así que no hay una compañía, un CEO ni un organismo gubernamental, sino que son todos los usuarios los que llevan adelante la moneda.

 

-¿Es muy difícil, para un usuario promedio, que no es experto en estos temas, usar las criptomonedas?

-Creo que es muy difícil para un usuario promedio. Creo en el Bitcoin y trabajo a diario con este tema, pero la verdad es que no me gusta mucho pagar con Bitcoins como usario porque la experiencia aún no es muy amigable para el usuario, es un poco complejo. Y croe que es así porque esto es muy nuevo. Cuando empezó internet no todo el mundo tenía mails. Fue necesario que surgieran navegadores, y otros servicios para que la gente aprendiera cómo usar internet, que aprendieran a interactuar con ella. Es lo mismo ahora: estamos al comienzo, tomará tiempo hasta que se desarrolle más software e interfaces, pero sucederá.

-¿Cómo cambiarán los micropagos la forma en que se maneja internet?

-Creo que es una pregunta fascinante y una que creo que debemos estudiar más. Con las criptomonedas podemos oficialmente pagar recursos con fracciones de centavos. Así que creo que eso abrirá muchos caminos, creo que cambiará la forma en que pagamos por contenidos, como noticias y medios, y todo lo que leemos online. Ahora vivimos en un mundo basado en publicidad. Entonces los sitios editoriales tienen que vender publicidad en sus webs para pagar las cuentas y que el sitio siga funcionando, pero ¿qué tal si los usuarios pagaran fracciones de centavos por los medios que consumen? Es un modelo muy diferente. En vez de pagar con su atención pagarían con dinero. Y en parte creo que no vimos mucha experimentación con esto es porque es difícil experimentar con micropagos en la actualidad. No se puede cobrar fracciones de centavos a la tarjeta ni hacer una transferencia bancaria por montos tan pequeños, así que todavía no hemos tenido a mano las herramientas para hacer esta clase de pagos.

-Se suelen asociar las criptomonedas con el ciberdelito. ¿qué dirías sobre eso?

-Es un poco complicado. Cuando internet comenzó se usaba para muchas actividades ilícitas como pornografía o para bajar películas o música gratis. Creo que muchas veces las nuevas tecnologías son utilizadas, en un comienzo, por gente que por algún motivo no puede utilizar la tecnología instaurada pero eso no quiere decir que siempre va a ser así, creo que con el tiempo evoluciona y esa gente son los vanguardistas, los que descubren todo primero. Pero también tenemos que recordar que si queremos hablar de la moneda que más se utiliza en la actividad criminal probablemente sea el dólar, por mucho. El Bitcoin no es bueno para los criminales porque todo queda registrado en el blockchain. La estructura de datos de las transacciones son públicas, se pueden ver todos los pagos que se han hecho y el FBI en los Estados Unidos han utilizado estos datos para buscar y procesar criminales, así que creo que no es muy inteligente para los criminales usar Bitcoin.

-Pero hay otras criptomonedas, como Monero, que suelen ser usadas por cibercriminales porque no dejan rastros

-Sí, Monero o Dash, por ejemplo, son criptomonedas totalmente anónimas y no son como el Bitcoin donde todo es público, y en un punto hace más fácil para los criminales hacer pagos porque no pueden ser rastreados. Creo que la gente que trabaja en estos proyectos ven la privacidad como un derecho humano fundamental: tenemos derecho a la privacidad, a realizar pagos en privado, a veces y están trabajando en desarrollar tecnología que permita eso. Probablemente la tecnología funcionará junto con con los reguladores, entonces no se les dará acceso a todas las transacciones sino a los libros para que puedan buscar actividad criminal por medio de algoritmos, sin tener que visualizar todas las transacciones realizadas.

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar