¿Cuál es la misión de tu emprendimiento?

 

¿Cuántas veces alguien recibió esa pregunta al momento de presentar su emprendimiento y no supo qué responder? O lo que es peor… la respuesta fue: “ganar dinero”. ¡Gran error!

La misión es aquel elemento estratégico que debe servir para poner un norte al emprendimiento de forma tal que teniendo siempre la mirada en él no nos apartemos de aquello que le da sentido al negocio. Es la razón de ser de la empresa.

Existen varias herramientas para definirla. Particularmente prefiero una diseñada por Simón Sinek denominada “el círculo de oro”. De acuerdo a ella, hay tres situaciones a responder: el ¿qué?, el ¿cómo? y el ¿por qué?

Gran parte de los emprendedores, al momento de diseñar una misión, responden los interrogantes en el siguiente orden: muestran el producto que venden (el ¿qué?), indican sus características y beneficios (el ¿cómo?) y por lo general no expresan ninguna razón para hacer lo que hacen (el ¿por qué?). Un ejemplo de ello es: “nuestra razón de ser es brindar servicios de enfermería (el ¿qué?) a través de una atención profesional, eficiente y oportuna (el ¿cómo?)”.

Simón Sinek estableció que las personas no compran lo que alguien hace o hará, sino que compran el por qué esa persona lo hace. Es decir, se enfocó en el ¿por qué? Y allí está la clave: debemos atraer a nuestro emprendimiento personas que se sientan identificadas con nuestro ¿por qué?

 Cambia entonces la forma de diseñar una misión: ya no debemos comenzar por el ¿qué?, sino que tenemos que mostrar nuestro ¿por qué? de forma tal que generemos sensaciones en la mente de las personas, identificación, y una posterior atracción y lealtad. Reformulando bajo la luz de este concepto la misión establecida anteriormente a modo de ejemplo podemos decir: “comprendemos el dolor y la angustia del paciente, por ello trabajamos firmemente buscando la satisfacción de ayudar a nuestro prójimo (el por qué) a través de la atención profesional, eficiente y oportuna (el cómo) de nuestro servicio de enfermería (el qué)”.

Veamos nuevamente ambas misiones con el fin de ser aún más explícito con el antes y el después:

Misión original: “Nuestra razón de ser es brindar servicios de enfermería a través de una atención profesional, eficiente y oportuna”

Misión reformulada: “Comprendemos el dolor y la angustia del paciente, por ello trabajamos firmemente buscando la satisfacción de ayudar a nuestro prójimo a través de la atención profesional, eficiente y oportuna de nuestro servicio de enfermería”

Cambia, ¿no? ¿A qué empresa concurrirías si estás necesitando un servicio de enfermería? Sin duda a la de la segunda misión.

Vuelvo a preguntar entonces… ¿cuál es la misión de tu emprendimiento? ¡A definirla!

Diego Hernán Pagliano

39 años, Contador Público Nacional, Licenciado en Administración y Profesor de Grado Universitario en Ciencias Económicas. Docente de la Universidad Nacional de Cuyo. Capacitador y papá. Acá vas a encontrar una visión actual del mundo de los emprendimientos, en tu idioma.

 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar