¿Por qué leer el Martín Fierro en las aulas?

 

Son interminables los cuestionamientos por partes de los alumnos cuando se presenta la obra de Martín Fierro para ser leído en clase. Muchos de ellos argumentan ideas de sus hermanos mayores diciendo “es aburrido”, “es muy largo” y por sobre todo “que está mal escrito”.

Como docentes tenemos la tarea de leerlo,  de explicar su vocabulario pero en primer lugar, debemos hacerle sentir lo que están leyendo. Que no es un libro cualquiera, no es un libro que está en el programa por estar y nada más. Eventualmente es un libro que nos identifica como pueblo, es un libro que transcendió a lo largo de la historia contando las penas de un gaucho que como él lo dice “Soy gaucho y entiendanló / como mi lengua lo esplica (…)”  y así se hace notar como continúa los versos, con su vocabulario gauchesco.

El libro fue publicado en 1872 (la primera parte) por José Hernández, este fue un militar, político y fundamentalmente fue el poeta creador de “Martín Fierro”. La segunda parte se publicó años más tarde en 1879 bajo el título “La vuelta de Martin Fierro”. El libro está lleno de paisajes histórico como la frontera entre Buenos Aires y La Pampa, escenario donde ocurren varias obras argentinas.

Pero eso no alcanza para dar una respuesta al porqué la lectura en clase. Muchas son las razones que, nosotros, los profesores de literatura expresan a la hora de dar una respuesta cargada de valor estético.

Se quiere dejar en claro cuáles son las raíces de nuestra argentina, cuales son los cimientos culturales que tiñen nuestro pasado histórico. Pero leer esta obra cumbre de la literatura nos ensancha el pecho, nos identifica a nivel mundial y tan solo por unos cuantos versos.

Así como España tiene a su Quijote de la mancha, nosotros tenemos nuestro Quijote en versión de gaucho, con las espuelas, el facón, su rancho, y sus tierras, y este no pelea con gigantes molinos sino que pelea por su autonomía, pelea por su identidad y se hace valer como ser humano.

Fierro, como lo llamaba su amigo Cruz, fue un gaucho desertor que a lo largo de la historia pasó su odisea por tierras fronterizas a La Pampa, pero al final tuvo su recompensa de volver a ver a sus hijos y así aconsejarlos.  Estos consejos son lo que se deben de enseñar, se deben de llevar a la práctica, se debe rescatar el héroe argentino.

Martín fierro, obra autónoma, obra que no puede ser no leía.

 

Quique Arriaza

Tengo 24 años, todos me conocen como Quique. Estudiante de lengua y literatura. Profesor de lengua hace dos años. Me apasiona leer, colecciono la revista cultural Ñ, y si visito una librería debo salir con un libro. Los libros son una gran parte de mi vida ya que nací y crecí al lado de una biblioteca. Aún conservo mi primer libro de cuentos. Me preocupa saber que hay libros que no se han leído aún. Me gusta el cine independiente, la fotografía, la natación y apreciar los atardeceres. En relación con las redes sociales soy muy activo, siempre interactúo por esos medios. Me gusta viajar y conocer las culturas, siempre acompañado de música y claro, de libros. ¿Ya dije mi pasión por los libros?

 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar