El acto de leer

 

¿Cómo puede ser que exista gente que lea una novela de 500 páginas o más en tan solo 3 horas?

Parece absurdo lo que estoy diciendo, pero es así, tengo amigos, que en un buen rato, pueden leer un libro, pero ¿cómo es esto?

Uno de los beneficios que tiene la lectura es la incorporación de nuevas palabras o mejor dicho nuevos términos a nuestro vocabulario, demás está decir que también despierta nuestra imaginación y los cincos sentidos se regeneran  con tan solo leer unas cuantas miles de líneas.

Todo comienza en la casa, todo comienza con nuestros padres, quienes nos leen en las tardes, nos leen un cuento antes de dormir. El Coordinador del Grupo de Estudio de Conducta y Demencias de la Sociedad Española de Neurología García-Ribas nos dice: “No que se los cuenten de memoria, que el niño vea a los mayores con un libro entre las manos, es un vínculo que se genera y luego entienden que las personas mayores utilizan los libros” que en nuestras casa no hayan libros de adornos, que los más pequeños nos vean con un libro en nuestras manos es el mejor y sincero ejemplo que podemos dar. Como adultos responsables debemos leerles, debemos criarlos con libros, acercar a los más pequeños a las librerías y bibliotecas. Recuerdo cuando llevé por primera vez a mi sobrina a una librería, se quería llevar todo, y más cuando conoció la sección de niños, con todos sus personajes favoritos, las princesas de los cuentos de colección típicos de casa, por decir algo.

¿Qué pasa si no soy una persona lectora? No pasa absolutamente nada, no es el fin del mundo. No hay que perder el control.  Es cierto que hay personas que no les gusta leer y se niegan a hacerlo, pero tarde o temprano leerán un libro y sus vidas harán un clic. Ya lo dice Borges “Si un libro es tedioso para ustedes, déjenlo… ese libro no ha sido escrito para ustedes. La lectura debe ser una forma de la felicidad”.

Pero puntualmente la lectura en nuestro cerebro tiene ciertas funciones positivas, mientras leemos, lo obligamos a ordenar las ideas, a pensar, también a relacionar conceptos y sobre todas las cosas, lo obligamos a imaginar. Esto nos permite a ampliar nuestro vocabulario y saber usar cada término en el momento adecuado.

Entonces podemos decir que leer es un ejercicio más de suma importancia, no dejemos de leer y contagiemos este acto de lectura aquellos que no lo practican aún, se sentirán más sanos.

Quique Arriaza

Tengo 24 años, todos me conocen como Quique. Estudiante de lengua y literatura. Profesor de lengua hace dos años. Me apasiona leer, colecciono la revista cultural Ñ, y si visito una librería debo salir con un libro. Los libros son una gran parte de mi vida ya que nací y crecí al lado de una biblioteca. Aún conservo mi primer libro de cuentos. Me preocupa saber que hay libros que no se han leído aún. Me gusta el cine independiente, la fotografía, la natación y apreciar los atardeceres. En relación con las redes sociales soy muy activo, siempre interactúo por esos medios. Me gusta viajar y conocer las culturas, siempre acompañado de música y claro, de libros. ¿Ya dije mi pasión por los libros?

 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar