¿Por qué es necesario que los niños  lean en vacaciones?

 

Es necesario que el niño continúe leyendo en el periodo de vacaciones, para no perder el ritmo que, desde la escuela, se instaura. Es aconsejable que leer en vacaciones aliviana el estrés, acompaña sensaciones nuevas y experimenta aún más la imaginación.

Hay muchas docentes que antes del cierre lectivo, les envían, en los cuadernos, una lista de libros para que sean leídos en el periodo de vacaciones. Me parece una idea brillante, como docentes, debemos ser mediadores y puentes, entre los libros y los chicos, pero… ¡ojo papá, ojo mamá! que el niño tenga que leer un libro que la maestra de lengua le dio,  no quiere decir que se pasará todo el verano encerrado leyendo el libro, y mucho menos castigarlos para que lean, eso puede ser un error. En primer lugar, como he dicho en notas anteriores, no se debe castigar el acto de leer, si el chico no quiere leer, bueno, no lo obligue, en caso contrario, acompáñelo, busquen información sobre el escritor, indaguen juntos, naveguen por enciclopedias, o por las redes. En segundo lugar, si la familia se toma vacaciones, lleve siempre uno o dos libros en los bolsos, uno nunca sabe cuándo se acaba la batería de los dispositivos electrónicos, y es buen momento para leer un buen rato. Con respecto a esto, si usted tiene un hijo de diez año, o sobrino en esa edad y tiene celular, le aconsejo que trate que el niño no lo use, que se conecte más a la naturaleza o en todo caso, a los libros, ellos más que nadie, no tienen obligaciones que entender, no tienen una agenda que responder, están en vacaciones escolares.

Como padres pueden crear un ambiente en torno a la lectura, ya sea en el living, o en el parque, pero siempre en contacto con los libros. Las lecturas en familias son antiquísimas, antes eran el relato oral, alrededor de un gran fuego, con tazas de chocolate caliente, y los abuelos contando historias que perduran en su imaginario. Con el paso del tiempo se fue transformado, donde a los niños se les leía un cuento antes de dormir, pero eso también se fue transformando, y es ahí donde quiero volver, donde debemos volver.

Para concluir, que nuestros pequeños lean en vacaciones, hay millares de libros que esperan ser abiertos para enseñar el pasaporte hacia la imaginación.

 

Enrique Arriaza

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar